Enviar
En Francia, Nadal es Rey
Gana el Roland Garros por sétima vez, supera el récord de Bjorn Borg e iguala el de Chris Evert

Con apenas 26 años de edad, el tenista español Rafael Nadal sigue haciendo historia y grabando su nombre en el libro de la posteridad. Ayer, luego de una suspensión por lluvia el pasado domingo, “Rafa” liquidó en cuatro sets su partido con el serbio Novak Djokovic y ganó su sétimo torneo Roland Garros.
Sí, siete Roland Garros, uno más que el inolvidable sueco Bjorn Borg e igual que la gran Chris Evert, la estadounidense que también llegó a esas cifras, pero a la que Nadal tiene tiempo y talento para superar en los años venideros.
Djokovic, que cayó 6-4, 6-3, 2-6 y 7-5, lo dijo al final. “Es el mejor del mundo en tierra” y ¿cómo contradecir a “Nole”?; no se trata de una excusa, sino de que simplemente “Rafa” en su paraíso de tierra batida solo ha perdido un partido; uno solo, en 2009 ante el sueco Robin Soderling.
Su historia en este torneo es de ensueño. Debutó con 18 años y se encontró con el número uno del mundo, en ese entonces, Roger Federer, en semifinales y lo derrotó ganándole luego la final al argentino Mariano Puerta.
Al año siguiente venció nuevamente a Federer, que venía de ganar los otros tres Grandes y se disponía a hacer historia en suelo francés, pero cayó ante el chico de entonces 19 años.
Y así fueron llegando uno tras otro, incluido el de 2008, en el que Nadal firmó un torneo perfecto, algo que solo Borg había logrado en 1980.
En 2010 repitió su paso perfecto y se vengó del sueco Robin Soderlin, quien un año antes le había manchado el expediente, propinándole la única derrota de “Rafa” en este torneo, lo que mantiene hasta el día de hoy, gracias a que venció a Federer en la final de 2011 y ahora a Novak.
“Quizás ha sido mi mejor temporada de tierra”, dijo Nadal al final, en medio de los elogios de propios, extraños, amigos y rivales, que debieron reconocer que el de Manacor tiene condición casi de invencible en arcilla, y lo ha vuelto ha demostrar este año ganando Montecarlo, Barcelona y Roma sin perder un set, mientras que ayer Nole le arrebató un nuevo torneo perfecto, en el tercer set de la final. “No sé si soy el mejor o no, no soy el adecuado para decirlo. Sé que tengo uno de los mejores registros en esta superficie. Para mí es fantástico”, terminó expresando el español, ante la pregunta de si era mejor , y buscando de esta forma la manera más elegante de decir que sí.

Luis Rojas y EFE
[email protected]

Ver comentarios