¿En qué países Uber es ilegal?
En el país la aplicación no sería bloqueada como demandan los taxistas. En la fotografía Andres Echandi, gerente general de Uber para el país. Archivo/La República
Enviar

El mes anterior el gobierno de Carlos Alvarado declaró formalmente la ilegalidad de Uber y otras plataformas tecnológicas, aunque reconoció al mismo tiempo la necesidad de actualizar el transporte público.

En ese sentido, la aplicación no sería bloqueada como demandan los taxistas.

Sin embargo, Costa Rica no es la primera ni la última nación en declararle la guerra a tan controvertida empresa.

Uber está vedado en varios países en Europa, uno de ellos es Bulgaria, donde la Corte Suprema declaró en 2015 su prohibición, lo acusó de realizar prácticas anticompetitivas y le ordenó registrarse como compañía de taxis si quería mantener sus funciones.

En Dinamarca dejó de funcionar debido a una nueva ley que exigía un taxímetro a todos los servicios que trasladaran particulares.

Por su parte, en Hungría se prohibió a cualquier firma de transporte operar a través de plataformas en línea.

También llegó a prohibirse en otros lugares como la ciudad de Eugene (Oregón, EE.UU.), en Maharastra, Telengu y Karnataka (India), así como en Fukuoka (Japón).

Igualmente en países como Tailandia o Brasil.

Las Vegas, en Nevada; Bangkok (Tailandia) y Río de Janeiro (Brasil) han incorporado últimamente algunos de los servicios, después de cambios legislativos.

Algunas naciones y ciudades, como Corea del Sur, han optado por retrasar sus decisiones sobre Uber, pidiendo al servicio que suspenda operaciones hasta que puedan aprobar la legislación y las regulaciones específicas para Uber.

En algunos casos, Uber ha elegido independientemente suspender operaciones en respuesta a la creciente presión de las comunidades locales y los municipios, como en Florida, Estados Unidos.

En otros lugares, continúa operando frente a esa presión (en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, por ejemplo, la policía de tránsito incautó 34 vehículos Uber por operar ilegalmente en 2015).

Otras veces, las lagunas legales le han permitido continuar con sus operaciones.

En Alemania, por ejemplo, donde los servicios de transporte compartido tienen prohibido operar sin licencia de taxi, Uber planea comprar licencias comerciales para sus conductores.

Incluso la claridad legal no garantiza una conducción sin problemas cuando se trata de introducir una nueva competencia en el mercado local de taxis.

Uber ha inventado fórmulas para seguir ampliando su negocio.

En ciudades como Madrid, donde se le impidió operar, la compañía ha sustituido UberPop por UberX.

La primera permitía que cualquier conductor con vehículo pudiera usar Uber con tarifas bajas. La segunda, sin embargo, requiere que los conductores saquen una licencia específica y tengan que ajustar sus precios al alza.

En ciudades como Bruselas, Berlín, regiones como Holanda o como Victoria (Australia), Uber también ha aplicado estos atajos legales para seguir operando.

En Ciudad de México, los conductores tienen que inscribirse con una cuota en la Secretaría de Movilidad.


Ver comentarios