Logo La República

Domingo, 14 de abril de 2024



BBC NEWS MUNDO


BBC Logo

En qué países de América Latina es legal portar armas (y qué resultados han tenido en la lucha contra la violencia)

Norberto Paredes - BBC News Mundo | Jueves 06 abril, 2023


Arma de fuego.
Getty Images

En noviembre de 2011 un delincuente le puso un arma en la cabeza a Eugenio Weigend Vargas para despojarlo de su automóvil y su cartera, entre otras pertenencias, en la ciudad mexicana de Monterrey.

Tras relatar la traumática experiencia, algunas personas suelen preguntarle qué habría pasado si hubiera tenido una pistola.

"Probablemente me la habrían quitado también", responde el experto en prevención de lesiones por armas de fuego de la Universidad de Míchigan.

Hoy, Weigend asegura que muchos grupos que apoyan la flexibilización del porte de armas de fuego suelen vender el "mito" de que establece una equidad entre el delincuente y el ciudadano.

"Pero el delincuente siempre cuenta con un elemento de sorpresa. Sabe exactamente cuándo va a suceder el delito, mientras que el ciudadano no. Ya por eso el delincuente cuenta con una ventaja", explica en entrevista con BBC Mundo.

El presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso, parece pensar lo contrario.

A principios de abril, Ecuador se convirtió en uno de los países latinoamericanos con las leyes más flexibles en cuanto al porte y tenencia de armas de fuego.

En un mensaje a la nación, Lasso anunció que autorizaba la "tenencia y porte de armas de uso civil para defensa personal de acuerdo con los requisitos de la ley y el reglamento".

La calificó como una "medida urgente" para combatir al "enemigo común" de Ecuador, "la delincuencia, el narcotráfico y el crimen organizado".

El porte de armas en Ecuador está contemplado en la legislación desde los años 80, pero en 2009, bajo la presidencia de Rafael Correa, el porte quedó suspendido de modo indefinido, no así la tenencia de armas, que se mantuvo siempre bajo requisitos legales.

Porte de armas en América Latina

Existe una diferencia importante entre tener un arma y portarla.

La tenencia consiste en poseer un arma para defensa personal o para otras actividades como la caza. Típicamente dicha arma no puede sacarse del hogar o de un determinado lugar.

Armas confiscadas.
Getty Images
Las leyes varías ampliamente en América Latina, pero la gran mayoría de los países latinoamericanos mantiene un estricto control sobre el uso de armas de fuego.

Por otro lado, el concepto de porte de arma suele utilizarse para referirse a la autorización que recibe una persona para trasladarse con un arma que ha adquirido de forma legal.

El porte de armas de algunos ciudadanos está garantizado constitucionalmente -con muchas restricciones y condiciones- en Guatemala, Haití y México, mientras que en Honduras se autorizó en una ley aprobada a principios de siglo. En la isla de Puerto Rico, que es un territorio no incorporado de Estados Unidos, también es legal portar armas.

Pero incluso en estos lugares el sector está estrictamente regulado.

Aunque los mexicanos tienen el derecho constitucional a poseer armas, solo hay una tienda que las vende en el país, ubicada en Ciudad de México; por su parte en Haití es prácticamente imposible para una persona civil obtener una licencia en la actualidad debido a que el sistema de licencias colapsó hace algunos años.

En Brasil, el gobierno del expresidente Jair Bolsonaro relajó en 2019 los requisitos para portar y poseer un arma por parte de particulares, lo que incrementó las ventas de armas de fuego a la población civil.

Pero a principios de este año, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva firmó un decreto que inició el proceso de reestructuración de la política de control de armas del país, que obliga a aquellos que quieran portar un arma a tener una justificación.

En Colombia, el gobierno de Gustavo Petro prohibió el porte de armas en diciembre del año pasado mediante un decreto que ha sido extendido hasta el 31 de diciembre de este año.

Venezuela, una de las naciones con más homicidios en todo el mundo, prohibió la venta privada de armas de fuego (salvo algunas excepciones) en 2012, dejó de emitir nuevas licencias de armas de fuego en 2013 y prohibió el porte de armas de fuego en lugares públicos en 2017.

Retrato de un guerrillero salvadoreño no identificado.
Getty Images
Carlos Pérez Ricart asegura que muchas armas importadas en Centroamérica durante guerras civiles fueron vendidas a grupos armados después de que terminaron los conflictos.

En el resto de América Latina el porte de armas se limita a fuerzas y cuerpos de seguridad y ciudadanos que alegan razones de defensa personal y/o para actividades deportivas o la caza, pero deben adquirir una licencia que, en teoría, es difícil de obtener.

Tenencia de armas

En Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Panamá, Paraguay, República Dominicana y Uruguay la tenencia de armas por parte de civiles está permitida, pero se requiere una licencia.

Otros países como Bolivia, Colombia, Cuba y Perú piden además una buena justificación para tener un arma.

"América Latina es la región con una política de armas más restrictiva en todo el mundo, se trata de un sector con muchas limitaciones", le dice a BBC Mundo Carlos Pérez Ricart, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), con sede en la ciudad de México.

"En general, los países latinoamericanos tienen reglas muy limitantes para la tenencia de armas, debido a que la región ha seguido una tradición de desarme desde mediados del siglo pasado, como resultado de varias guerras civiles que ocurrieron en la región", agrega el experto en seguridad y crimen organizado y tráfico de armas.

Militares ecuatorianos deteniendo a un joven.
Getty Images
En América Latina se concentra el 37% de los homicidios de todo el planeta.

"Se interiorizó el tema de que las armas tenían que estar monopolizadas por el ejército y la policía".

El origen de las armas en la región

No obstante, tales restricciones no se han traducido en menos armas circulando en las calles de América Latina.

De acuerdo a la ONU, en el continente americano se concentra el 37% de los homicidios de todo el planeta, con apenas 8% de la población mundial.

Aunque la mayoría de los países de América Latina mantienen estrictas medidas sobre el control de armas, estos esfuerzos se ven socavados por el flujo ilícito de material que llega desde el extranjero, especialmente de Estados Unidos.

Según cifras del Departamento de Justicia de Estados Unidos del año 2017, el origen de al menos un tercio de las armas de fuego incautadas en México, El Salvador, Honduras, Panamá y Nicaragua era estadounidense.

Varios casos han puesto en evidencia cómo muchas armas compradas en Estados Unidos terminan en América Latina.

En mayo de 2022, un tribunal de Texas condenó a Charles Anthony Lecara a más de 7 años de prisión por liderar una red de tráfico de armas con sede en Texas.

Tienda de armas en EE.UU.
Getty Images
Muchas de las armas que circulan en América Latina provienen de Estados Unidos.

En Estados Unidos, esta red funcionaba mediante personas que compraban "armas de fuego populares entre los cárteles" y aseguraban que las armas eran para uso personal.

Dichas armas terminaban en manos de Lecara, quien luego las enviaba a carteles en México.

En otro caso, en agosto de 2020, las autoridades de Florida arrestaron a dos ciudadanos venezolanos tras encontrar un arsenal de armas de fuego en un avión privado que había declarado como destino San Vicente y las Granadinas, pero que en realidad se dirigía a Venezuela.

Ciclo de violencia

Carlos Pérez Ricart, del CIDE, explica que inicialmente la "cultura de paz" fomentada por los gobiernos latinoamericanos a mediados del siglo XX, que buscaba que la gente no tuviera armas, funcionó en algunos países.

"Pero lamentablemente durante la Guerra Fría y sobre todo durante las guerras civiles centroamericanas se importaron un gran número de armas de Rusia, China y Estados Unidos, que terminaron siendo vendidas, una vez terminadas las guerras, a organizaciones y grupos guerrilleros en Colombia, Perú y otros países latinoamericanos".

"A partir de allí, los homicidios en América Latina se han convertido en una constante que ha hecho que la región sea la más violenta del mundo".

Armas confiscadas.
Getty Images
El tráfico de armas es un problema mayor en América Latina.

Eugenio Weigend, de la Universidad de Míchigan, advierte que darle acceso a la población civil a armas de fuego puede además generar un ciclo de violencia.

"Vamos a suponer que el ciudadano logra detener al delincuente y dispararle. Puede que la violencia no se detenga ahí. El delincuente forma parte de la sociedad. Tiene familiares, amigos y quizá pertenece a una banda que posiblemente va a buscar venganza", explica.

"Muchas veces, nada de esto se tiene en consideración en las discusiones legislativas y esto es peligroso".

Ciudades violentas

Pérez Ricart afirma que más armas en un contexto urbano de tráfico de drogas fomenta la violencia.

Esta es una teoría que ha respaldado con el estudio "¿Más armas, más violencia? Evidencia de una compleja relación desde América Latina", publicado el año pasado.

"La ecuación de 'más armas es igual a más violencia' no es válida en cualquier contexto, pero más armas en lugares violentos como las ciudades de América Latina sí que propician más violencia".

Militares ecuatorianos en una barriada.
Getty Images
Ecuador se convirtió en el último país latinoamericano en autorizar el porte de armas para la defensa personal como respuesta a la escalada del crimen en el país.

El experto del CIDE insiste en que no existe un solo caso, en un contexto de "mucha criminalidad" como los centros urbanos latinoamericanos, donde el aumento del número de armas haya ayudado a reducir la violencia.

Un caso reciente que sirve como ejemplo afuera de la región es el de Estados Unidos, afirma Eugenio Weigend, de la Universidad de Míchigan.

A lo largo y ancho del territorio estadounidense las ventas de armas se dispararon durante la pandemia de covid-19. Según Small Arms Analytic, los estadounidenses compraron alrededor de 23 millones de armas de fuego en 2020, un incremento del 65% con respecto a 2019.

Durante el mismo periodo se registraron más de 19.400 homicidios con armas de fuego, lo que representó un incremento del 25%, según datos de la organización estadounidense Gun Violence Archive (GVA).

Pérez Ricart pronostica que "muy probablemente" en Ecuador pase lo mismo.

"La evidencia muestra que la medida del gobierno ecuatoriano va a propiciar un aumento importante en el número de homicidios, suicidios, accidentes y en general en muertes por armas de fuego".


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

BBC Logo Footer




© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.