Empresas y países optimistas en Expo Shanghái
Enviar
Empresas y países optimistas en Expo Shanghái

Pekín - General Motors Co. espera que tres millones de personas visiten su pabellón en la Exposición Universal de Shanghái. La posibilidad de atraer clientes al mercado que este año pasó a ser el más grande para GM hace que valga la pena estar ahí aun cuando empresas como Google Inc. enfrenten dificultades operando en China.
La muestra “será la exposición más grande hasta la fecha”, dijo Karin Zhang, portavoz en Shanghái de GM, con sede en Detroit. “Aportará enormes beneficios a la empresa”.

Empresas como GM y Siemens AG, junto con 192 países que van desde Arabia Saudita hasta Francia, participarán de la Exposición. Entre las empresas, GM fue la primera que se comprometió a construir un pabellón, y Siemens se inscribió como “socio global” para el evento, que se inaugura el 1 de mayo.
Los sauditas están gastando $146,5 millones para erigir un pabellón en forma de una media luna suspendida sobre pilones. La “Isla del Gusano de Seda Púrpura” de Japón costará $138 millones. Francia presupuestó $67,5 millones para su “Ciudad Sensual”.
El gasto extranjero deja entrever el pasado imperial de China, dijo Richard Baum, profesor de ciencias políticas en la Universidad de California Los Ángeles.
Los emperadores de las dinastías Ming y Qing, que gobernaron desde el siglo XIV hasta comienzos del XX, exigían a otras cortes que les rindieran tributo con regalos por comerciar con el Reino Medio.
China “dominaba a los Estados tributarios intimidando a sus gobernantes con símbolos impresionantes de potencia y grandiosidad imperial”, dijo Baum. “En ciertos aspectos, los gastos exagerados en la Exposición de Shanghái son reminiscencias de esos tributos esplendidos” que los extranjeros les rendían a los emperadores.
Concesiones territoriales
El sistema comenzó a erosionarse hace dos siglos cuando las entonces potencias en ascenso Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos comenzaron a exigir concesiones comerciales y territoriales. Ahora, China reclama un rol dominante en la economía mundial.
Superó ampliamente a Estados Unidos como mayor socio comercial de Japón, Corea del Sur, Tailandia y Singapur. El año pasado, fue el exportador más grande del mundo. GM es el fabricante extranjero de automóviles más grande en China, con 230 mil vehículos vendidos en marzo, más que los 188 mil que vendió en Estados Unidos. Por eso los países y las empresas están aprovechando la oportunidad para causar impresión en la Expo, aun cuando algunos sufran contratiempos en China.
Google, de Mountain View, California, redirigió el mes pasado a los usuarios de su navegador en la Web con sede en China a un sitio en Hong Kong después de decir en enero que su red era pirateada desde el interior de China. Cuatro ejecutivos de la compañía minera Rio Tinto Group de Londres fueron sentenciados por un tribunal de Shanghái nada menos que a 14 años de prisión el 29 de marzo después de ser hallados culpables de soborno y de robar secretos comerciales.
Nuevas regulaciones
Las empresas estadounidenses dicen que se ven limitadas por las nuevas regulaciones que podrían restringir el acceso al mercado, según un reciente sondeo realizado por la Cámara de Comercio de Estados Unidos en China.
Shanghái está gastando 28,6 mil millones de yuanes en la exposición, que según las estimaciones, atraerá a aproximadamente 70 millones de visitantes, en su mayoría chinos, hasta el 31 de octubre. Los funcionarios del Gobierno han dejado bien claro que el éxito del evento - descendiente de las ferias mundiales populares en los siglos XIX y XX- es de máxima prioridad nacional, del mismo modo que los Juegos Olímpicos de 2008.





Ver comentarios