Empresas sin tiempo para recuperación
La contracción del crédito en los bancos españoles afecta a las pequeñas empresas españolas que intentan recuperarse. Bloomberg/La Republica
Enviar

Eso eclipsa la recuperación que el primer ministro Mariano Rajoy pronostica luego de dos años de recesión


Empresas sin tiempo para recuperación

Patricia Carral Cunningham dice que la recuperación económica puede llegar demasiado tarde para su empresa a pesar de haber incrementado las ventas para resistir la crisis de seis años de España.
“He puesto todos mis bienes personales como garantía y ahora no hay forma de que pueda obtener otra línea de crédito”, dijo Carral, que tiene 50 años y cuya compañía constructora madrileña Soldray SL, con 20 años de experiencia, contribuyó a que sobreviviera al fin del auge inmobiliario en 2007.


Si bien los servicios y la manufactura de España se expandieron en agosto por primera vez en más de dos años, la contracción del crédito bancario amenaza a las pequeñas compañías en un país donde sólo el 2% de las empresas da empleo a más de 20 personas. Eso eclipsa la recuperación que el primer ministro Mariano Rajoy pronostica luego de dos años de recesión.
“Las compañías españolas son con frecuencia pequeñas operaciones familiares”, dijo Nathalie Gianese, directora de estudios de Informa D&B, la rama de análisis de la aseguradora de riesgo española CESCE SA. “Entre la caída de los ingresos y sus limitados medios, esas firmas chicas se encuentran en situación de desventaja en momentos en que los bancos buscan reducir el riesgo lo más posible”.
La cantidad de compañías que busca protección de acreedores aumentó 26% hasta agosto en comparación con igual período del año pasado, según un informe que publicó la semana pasada Informa D&B. En el segundo trimestre, el 73% de las empresas en esa situación daba empleo a menos de 20 personas, dijo el mes pasado el instituto nacional de estadísticas de España.
El préstamo bancario a empresas no financieras declinó 1,3% en julio respecto de junio en España, más que en Portugal, Irlanda y Grecia, mientras que creció en Italia, según datos que recopiló el Banco Central Europeo. Desde enero, ha declinado casi 10% en España.
“Los préstamos eran antes al 2 o 3%, y ahora cuestan más de tres veces eso. Es una locura”, dijo Modesto Durán López, de 62 años, cuya compañía inmobiliaria tiene sede en Plasencia, en el oeste de España. A los efectos de equilibrar su contabilidad, su empresa ha reducido personal y salarios y puso fin a una línea de crédito con una tasa de 11%.

Bloomberg


Ver comentarios