Enviar
ALIARSE trabaja en la construcción de puentes entre empresas y Estado
Empresas se alían en favor de comunidades
Alianzas público-privadas para el avance del país, requieren planes de Estado que no cambien cada cuatro años
Chiquita Brands y Península Papagayo realizan programas con entidades locales y nacionales

La bananera Chiquita y el desarrollo turístico- inmobiliario Península Papagayo trabajan codo con codo con el Estado costarricense para mejorar el nivel de vida de las comunidades de su entorno más inmediato.
La cooperación entre empresas y entidades estatales es fundamental para sacar el país del subdesarrollo.
Dos claros ejemplos de alianzas público-privadas son los diversos proyectos con que cuentan las citadas Península Papagayo y Chiquita.
Por su parte, Península Papagayo se ha centrado en el desarrollo de las relaciones comunitarias con su entorno.
El programa Creciendo Juntos ha propiciado que las 20 mil personas que viven en 19 comunidades cercanas hayan podido aprovechar las oportunidades que brinda la educación.
Unas 371 mil personas, con más de 200 docentes, se han capacitado gracias a las alianzas de Península Papagayo con instituciones como el Instituto Nacional de Aprendizaje, entre otras, con la construcción de un centro del INA en la población de Comunidad, que facilita el acceso a esa educación al no tener que realizar largas distancias a los centros de Liberia y Santa Cruz.
“La parte técnica en Guanacaste es muy importante”, dijo Elsa Bonilla, gerente de Relaciones Comunitarias de la firma.
Además, 4 mil estudiantes se han beneficiado de la formación del profesorado.
La mejora de las posibilidades de empleo a través de la educación es uno de los factores fundamentales para el desarrollo del país, opinó Aitor Llodio, director de la Fundación para la Sostenibilidad y la Equidad, ALIARSE.
Por otra parte, en beneficio del medio ambiente, la firma bananera Chiquita se ha adentrado en un proyecto binacional, apoyando esfuerzos por la conservación que venían desarrollando autoridades locales y gubernamentales panameñas. De esta manera se protegen 16 mil hectáreas.
“Hace poco más de un año nos unimos para la conservación del humedal San San Pond Sak” en el Caribe norte del país canalero, dijo Irene Sandoval, especialista de información de Chiquita Brands. Su entrada arrastró la participación de la Agencia de Cooperación Alemana (GTZ) y de la cadena germana de supermercados Rewe.
Después de más de un año, la Corporación Bananera Nacional de Costa Rica (Corbana) quiso extender la iniciativa a nuestro lado de la frontera, por lo que el proyecto se amplió a Sixaola, con la entrada de Corbana.
Desde hace unos años, ALIARSE actúa para generar espacios de comprensión y trabajo mutuo, con un fin único: que Costa Rica se desarrolle para beneficio de sus ciudadanos.
“El sector público tiene un gran liderazgo en Costa Rica”, dijo Llodio, quien añadió que nuestro país lleva la voz cantante en América Central en lo referente a estas alianzas. En América Latina, Chile, Colombia y Brasil son los países más desarrollados en este aspecto.
El trabajo para tender puentes entre la empresa y las instituciones se hace necesario, ya que “hay mucha desconfianza” entre ambos, si bien es cierto cada vez hay un mayor interés del sector privado en trabajar con el público, expresó el director de ALIARSE.
Los esfuerzos conjuntos público-privados generan un mayor impacto, pero para que funcionen realmente “hacen falta planes de Estado”, y no que los gobiernos los cambien cada cuatro años, concluyó Llodio.

Daniel Zueras
[email protected]
Ver comentarios