Enviar
Lineamientos internacionales permitirán asegurar la sostenibilidad de las iniciativas
Empresas podrán certificarse en Responsabilidad Social
Costa Rica fue sede de uno de los foros para su creación

Una nueva guía impulsada por la Organización Internacional para la Normalización (ISO, por sus siglas en inglés) pretende crear criterios objetivos para todas aquellas empresas que deseen certificarse como socialmente responsables.
La norma ISO 26000 tiene como principal objetivo proveer a los empresarios de una herramienta para sistematizar y comunicar aquellas iniciativas que aportan al desarrollo local.
Con este proyecto se busca, además, sentar un cambio de mentalidad y entender la filantropía como una parte de la responsabilidad corporativa y no como la responsabilidad en sí misma.
En este momento se trabaja en un borrador cuya versión final estará lista en mayo. En la elaboración definitiva de este documento participarán diversos países durante la reunión del Grupo Internacional del Trabajo en ISO 26000, la cual tendrá lugar en Copenhague, Dinamarca, a finales de 2010.
“Este es un documento normativo a nivel mundial, y entiende la responsabilidad de las organizaciones como un proceso incluido dentro de la propia estrategia y no como proyectos apéndice”, explicó Alexandra Rodríguez, directora de normalización del Instituto de Normas Técnicas de Costa Rica (INTECO), representante del país ante ISO.
Por medio del manual, las empresas podrán desarrollar políticas internas coherentes en temas de derechos humanos y laborales, ambiente y desarrollo de las comunidades donde se encuentran.
“Se integran diferentes conceptos que de alguna manera se refuerzan con otras certificaciones como ISO 9001 e ISO 14000(…) La responsabilidad social se debe manejar de forma eficaz y realista”, añadió Rodríguez.
Debido a la alta exigencia de los consumidores actuales, podría suceder que aquellas firmas que no se comprometan con una gestión responsable, podrían ir quedando un poco relegadas de las cadenas de producción, adujo Rodríguez.
Si bien no existe un dato acerca de cuánto invierten las empresas en nuestro país en propuestas solidarias, algunas de ellas se han enfocado en crear situaciones de mutuo beneficio para sus comunidades.
Un ejemplo de lo anterior es el grupo Arcelor Mittal. La empresa, que se dedica al mercado siderúrgico, se alió con el Instituto Costarricense de Ferrocarriles para recuperar una ruta de viaje entre Puerto Caldera y su planta en Jiménez de Pococí.
“Con esta alianza, se benefician tanto la compañía como los habitantes de la zona, además la emisión de gases se reduce de modo considerable, por lo que el ambiente también se ve beneficiado”, comentó Rebeca Araya, coordinadora de comunicación y responsabilidad del negocio.
Por su parte, Productos de Concreto S.A. ha lanzado un plan de inclusión responsable de jefas de hogar. De esta manera, es posible ver mujeres colaborando en tareas típicamente asignadas a los hombres.
Junto con los respectivos estudios de salud ocupacional, las féminas pueden de esta manera generar su propio ingreso y así mejorar su calidad de vida. “El aporte que se les da a mediano y largo plazo es irremplazable, tal vez sería más sencillo donar dinero a algunas familias y ya, pero en nuestro caso ellas se van con una capacitación de por vida”, dijo Adriana González, encargada de comunicación de la entidad.



Rommel Tellez
[email protected]
Ver comentarios