Empresas desaprovechan sector Este de la GAM
“No considero que podamos catalogar como ‘tímido’ el crecimiento del Este. El desarrollo de proyectos inmobiliarios en esta zona de la GAM se ha dado varios años después al del Oeste, lo considero más una variable de tiempo”, dijo Leslie Saborío, director de 4D Desarrollos Inmobiliarios. Gerson Vargas/La República.
Enviar

201602170024290.recuadro-6.gif
Las empresas nacionales y las multinacionales desaprovechan el potencial del sector Este de la Gran Área Metropolitana para instalarse en oficinas o complejos industriales.
La zona goza de varios proyectos comerciales, como strip centers (malls abiertos) y centros comerciales, pero las empresas aún son tímidas de trasladar sus operaciones hacia Curridabat, Tres Ríos o incluso Cartago.
Actualmente se construyen dos centros comerciales en el Este: Plaza Barcelona, en Tres Ríos, y Cronos Plaza, en Pinares de Curridabat. Sin embargo, no hay obra gris de oficentros o zonas industriales, de acuerdo con datos de la consultora Colliers.
Solo se proyecta la construcción del parque Múltiple, en carretera hacia Cartago y otra etapa de la Lima Free Zone, pero sin fecha definida.
La gran cantidad de profesionales, renta más barata y ahorro en costos operativos son algunas de las ventajas del Este, dijo Francisco Navarro, director de Investigaciones de Mercado de Colliers.
También, los proyectos residenciales siguen creciendo y muchos de los empleados de compañías en el Oeste viven ahí, por lo que se reducirían tiempos de traslado y se descongestionaría el tránsito.
“El Este facilita el acceso a capital humano especializado y muy bien calificado para las empresas que operen en los inmuebles de tipo corporativo”, declaró Leslie Saborío, director de 4D Desarrollos Inmobiliarios, encargado de grandes proyectos en el Este como Terracampus y Terramall.
Además, al haber pocas empresas, hay menor competencia por el personal disponible.
Sin embargo, el atractivo del Este no logra seducir a las empresas ya instaladas, que siguen prefiriendo Escazú, Santa Ana, la Sabana o El Coyol como centro de operaciones.
“Las empresas prefieren el Oeste porque todo está organizado y conectado”, comentó Ariel Saffati, gerente de Ventas de Grupo Leumi, que inauguró el año anterior Sabana Business Center.
La zona Oeste también es sinónimo de estatus, ya que las grandes corporaciones tienen sus sedes ahí.
“No es lo mismo tener la sede en Escazú o Santa Ana, que en el Este. Es más “fancy” (lujoso) operar en el Oeste”, admitió Navarro.
En este momento, en esa zona se desarrollan tres proyectos comerciales, cuatro industriales y tres de oficinas.
Para atraer clientes hacia el Este, los desarrolladores procuran buscar empresas nuevas o que apenas inician operaciones en el país.
Asimismo, pueden aprovechar la gran cantidad de oficinas del Oeste sin ocupar, donde la tasa de disponibilidad en 2015 superó el 10%, según datos de Colliers.

 

 

 



Ver comentarios