Empresas no aprovechan las bondades de la factura electrónica
Enviar

Las empresas nacionales no están aprovechando las ventajas de implementar la factura electrónica en sus procesos, de acuerdo con una investigación de la Organización GS1, especialista en el tema.

Una encuesta realizada a los proveedores del servicio reveló que aunque ha aumentado el número de empresas que implementan el sistema, este incremento no ha sido significativo.

La razón es que muchas de estas compañías están esperando una notificación de obligatoriedad por parte de Hacienda para implementar el mecanismo.

“Las empresas no están viendo la oportunidad de modernización, de eficiencia, de mejora en los procesos, incremento en la rentabilidad, profesionalización en la operación y menos aún, los beneficios para el ambiente”, explicó Guillermo Varela, director ejecutivo de GS1.

Varela agregó que muchas de las compañías locales ven este mecanismo como “un requisito más”.

Entre los beneficios que podría obtener las empresas de implementar la factura electrónica se encuentra la automatización de procesos logísticos y comerciales.

Asimismo, esto derivará en un aumento en la eficiencia en procesos de cuentas por cobrar y por pagar; manejo de inventarios y flujo de efectivo de las empresas; despacho y entrega de mercancías, entre otros.

Además facilita el manejo de cuentas y facturas en cierre fiscal.

GS1 no especificó la cantidad de empresas encuestadas para elaborar su investigación.

Próximo año será obligatorio

A partir del próximo año, el uso de facturas electrónicas será obligatorio en todos los sectores.

La obligatoriedad aplica tanto a profesionales liberales, como a las empresas que prestan servicios de estas profesiones (bufetes de abogados, empresas de ingenieros y arquitectos, clínicas, hospitales, laboratorios clínicos y veterinarias, entre otros).

En enero del próximo año deberán implementar el sistema los servicios de salud; en febrero el sector contable, financiero y administrativo; en marzo el sector legal y en abril los sectores de ingeniería, arquitectura e informática.

A partir de 1° de mayo de 2018 lo deberán implementar meteorólogos, químicos, geólogos, biólogos, profesores y periodistas.
 



Ver comentarios