Enviar
Prohibición de ingreso a San José ha provocado que compañías de logística implementen distintas medidas para no afectar sus compromisos
Empresas maniobran para esquivar restricción

• Algunos comercios prefieren un parte o buscar rutas alternas que parar sus vehículos
• Medida implementada por el Gobierno genera incrementos de hasta un 15% en los costos de operación a algunas empresas

Javiera Gutiérrez y Natasha Cambronero
[email protected]
[email protected]

Lauren's Box Lunches es una empresa pequeña de repartición de comidas a domicilio, que diariamente entrega almuerzos con dos microbuses; sin embargo, desde el lunes 14 de julio la restricción vehicular la obliga a arrendar una moto para repartir sus productos. La razón es que sus dos automóviles de distribución tienen placas terminadas en 1 y 2, lo que les impide ingresar los lunes a San José.
Como esta compañía, varias son las que han visto afectadas sus funciones y servicios, ya que estos se basan en el uso de autos livianos.
La medida implementada por el Gobierno la ha llevado a acomodar horarios, vehículos, rutas y hasta turnos de trabajadores, para poder sortear la prohibición impuesta a todos los carros de carga de menos de seis toneladas.

Similar situación vive la compañía de correspondencia Aerocasillas, la cual no se salvó de realizar malabares a pesar de que cuenta con una flotilla de 20 vehículos.
El problema surge en que 11 de sus carros, que son principalmente busetas y pick-ups, tienen placas terminadas en 5 y 6, lo cual impide que más del 50% de sus vehículos pueda ingresar a San José los miércoles.
La solución que encontraron los ejecutivos de Aerocasillas, cuyo servicio es entregar los paquetes en el “menor tiempo posible y de la manera más cómoda”, fue la de analizar la situación particular de cada cliente de los miércoles.
En algunas ocasiones los mensajeros de Aerocasillas deben tomar rutas alternas, más largas y congestionadas que las de costumbre, e incluso ha habido ocasiones en que han tenido que comunicarse con sus clientes para acordar el retiro de la correspondencia en alguna sucursal de la empresa o su entrega al día siguiente, siempre y cuando el paquete no sea urgente.
Los desvíos de rutas y los múltiples esfuerzos de logística en Aerocasillas han significado hasta ahora un incremento de alrededor del 15% en sus costos, de acuerdo con cálculos de Jeffrey Duchesneau, gerente general de la compañía.
Desde el punto de vista del ahorro de combustible, en los casos de estas empresas no se cumpliría el objetivo de la restricción, pues al depender de sus vehículos para funcionar, se ven obligadas a ingeniárselas para tomar rutas más largas y congestionadas, lo cual deriva en un mayor gasto de combustible para ellas.
Otra de las alternativas que barajan algunos empresarios es la de “jugársela” para ingresar a San José los días restringidos para sus vehículos, asumiendo los costos de las multas.
Esta es la opción que han contemplado algunos choferes de la compañía Mudanzas Mundiales a quienes, como reconoció Fernán Cañas, gerente de operaciones, “a veces no les queda otra opción que cru
zar las rotondas y quedar a la suerte de que los pare un oficial de tránsito”.
Un caso similar enfrenta la compañía de encomiendas DHL, la cual prefiere que sus choferes paguen una multa antes que incumplir con un servicio, o tener que gastar más en combustible por utilizar rutas alternas, pues representaría un mayor costo que el valor del parte.
Otra de las medidas que esta empresa está implementando para esquivar la restricción vehicular es alternar las rutas de los vehículos de acuerdo con el número de placa, para que los que tienen prohibida la entrada a San José tomen otra ruta en la que no necesiten pasar por la capital; sin embargo, esto ha generado un gasto mayor en los costos de operatividad.
“La medida está generando problemas dentro de la compañía, porque cada unidad tiene su equipo y si hoy un chofer tiene un carro y mañana otro, no se puede controlar lo que pasa con el equipo”, dijo Rodrigo Quirós, gerente general de DHL Express.
Las funciones de estas empresas se dificultan en razón de que la mayoría de sus oficinas y almacenes fiscales se encuentran dentro de la Gran Area Metropolitana, lo mismo que la mayoría de sus clientes y servicios, por lo cual empresas como DHL ya estudian la opción de elevar sus tarifas para amortiguar los costos que está generando la medida implementada por el Gobierno.
Ver comentarios