Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Empresas buscan desmarcarse de lo que fue Madoff y su esquema

| Lunes 23 febrero, 2009



Empresas buscan desmarcarse de lo que fue Madoff y su esquema
 


Nueva York- Desde que el gran chamán de las estafas piramidales fue arrestado el 11 de febrero, las firmas financieras y cotizadas se han apresurado a cuantificar hasta qué punto habían sido afectadas por Bernard Madoff.
Las más felices entre aquellas que delinean su vulnerabilidad a Madoff a través de informes de prensa, cartas a los clientes y documentación reglamentaria, por supuesto, son las que no lo fueron. Flagstone Reinsurance Holdings Ltd. dijo el 15 de diciembre que “no tiene ninguna exposición a los fondos gestionados” por Madoff, y esta es la negación más limpia que se pueda hacer.
Decir que uno no tiene pasivo y no tenerlo realmente, por supuesto, no siempre es la misma cosa.
En su informe mensual a los inversores de diciembre de 2008, Stanford International Bank Ltd. dijo que no tenía “exposición directa o indirecta” al virus Madoff. Pero resultó que la tenía.
A comienzos de esta semana, la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por su sigla en inglés) acusó a Stanford de un fraude de $8 millones, mencionando, entre muchos argumentos, que los clientes de Stanford tenían dinero invertido en la temida máquina de Madoff, después de todo.
El Frontier Fund, una familia de fondos de futuros gestionados, aprovechó la oportunidad para decirles a los inversionistas que, no solo no había invertido con Madoff, sino que merecía crédito porque sus operaciones eran muy diferentes de las del financista caído en desgracia.
Entre los “factores importantes” que separaban a Frontier de Madoff estaban la presentación periódica de documentos a las autoridades reguladoras, y los frecuentes exámenes de sus cuentas por la National Futures Association y por Finra, dijo la compañía.
Por supuesto, las operaciones de Madoff también pasaron por revisiones de los reguladores, y todos sabemos en lo que eso acabó. Más importante aún es que Frontier se jacta de usar un auditor del cual la gente efectivamente ha oído hablar.
El hecho de no ser como Madoff fue una razón para que Grant Park Futures Fund LP pregonara su capacidad en un documento presentado ante la SEC el 18 de diciembre.
“A diferencia de Madoff, Grant Park es un fondo cotizado”, que debe presentar declaraciones financieras, decía. “A diferencia de Madoff”, Grant Park necesita certificación contable de sus controles internos, escribió. Seguían otros tres “a diferencia de Madoff”, pero ya se entiende.
Uno no querrá ser como Madoff, pero esto no significa que no pueda explotar algunas de las similitudes que haya entre los dos.
“Los inversores sionistas y judíos engañados por el fraude de Madoff habrían hecho mejor en invertir en un fondo afín”. Adivine quién gestiona ese fondo afín, escribió el American Israeli Shared Values Fund en un documento presentado ante la SEC el 6 de febrero.
¿No le gusta la idea de un fondo sionista? Hay de todo un poco en los comunicados de prensa, y los informes a los reguladores, del tipo “No soy Madoff”.
CIMB-Principal Asset Management, una empresa conjunta entre CIMB Group en el sudeste de Asia y Principal Financial Group, entre cuyos negocios hay servicios en los mercados de capital islámicos, aseguró a los clientes en una carta en su página web que no tienen exposición “a la mencionada firma”, refiriéndose a Madoff.
Las conexiones con Madoff anteriormente desconocidas pueden surgir en los lugares más improbables, de modo que las compañías cuidadosas aseguran que no tienen (que ellas sepan) conexión alguna con Madoff.
No tenía “una exposición directa o indirecta conocida” a Madoff, dijo Montpelier Re Holdings Ltd. el 16 de diciembre.
De modo similar, Swisscanto, un gestor de fondos de Zurich, dijo que no tenía “exposición a los productos de inversión de Madoff o a cualquier otro proveedor conocido de Madoff”.
Mucho más alentador es el tipo de declaración que hizo Invesco AIM. “Aseguramos a los accionistas de los fondos AIM que Invesco AIM y los fondos AIM no tienen exposición a ninguno de los vehículos de inversión de Madoff”.
No será un pilar de la comunidad, pero no puede decirse que Madoff no esté ayudando a las compañías a capear los malos tiempos.
En estos días, cuando los negociadores de acuerdos se preocupan por la posibilidad de que una transacción no se concrete, ya no pueden solamente culpar a Bernie.
Pantheon Arizona Acquisition Corp. tiene un convenio para fusionarse con Pantheon China Acquisition Corp., pero uno nunca sabe qué puede pasar en una era de crisis financiera global cuyos efectos son “difíciles de predecir”, escribió Pantheon Arizona en un documento del 17 de febrero presentado a la SEC.
Como si esto no fuera suficientemente malo, agrega, “el supuesto fraude perpetrado por Bernard Madoff ha exacerbado una falta de confianza en las instituciones globales y su supervisión”.
Por lo menos, la conciencia de que hay Bernie Madoffs en la comunidad de negocios ha hecho que algunos directivos de compañías sean más sensibles a políticas y comportamientos que podrían ser peligrosos.
Thomas W. Hallagan, un descontento director de Amerisafe Inc., les escribió a sus colegas el 2 de febrero para decirles que no volvería a presentarse de candidato a la junta directiva.
Los correos electrónicos de Hallagan se hicieron públicos en documentos de la SEC el 6 de febrero, y ventilaron sus desacuerdos con el resto de la junta en materia de gobierno corporativo.
“Estamos prestando más estrecha atención a los asuntos de gobierno corporativo en vista del “incontrolado fraude en el mercado ‘subprime’ o de alto riesgo, la fraudulenta estratagema piramidal de Bernie Madoff y el peor derrumbe financiero que haya visto cualquiera de nosotros”, dijo Hallagan
Un poco de paranoia en las juntas directivas podría ser una gran tendencia nueva. Usted podrá decir que no tiene exposición a Bernie Madoff, pero está equivocado, porque todos la tienen.