Enviar
Acuerdos sin cumplir en salarios y leyes de energía, reclaman al gobierno
Empresarios cansados de “excusas”

Molestia es recibida como normal, por parte de Ministro de la Presidencia


Cansados de las promesas sin cumplir, los empresarios criticaron ayer abiertamente al gobierno de Laura Chinchilla.
Paralelamente, retiraron a sus representantes de varias mesas de diálogo tripartito, como el Consejo Nacional de Salarios.
La molestia de los empresarios, agrupados en la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), se basa en el supuesto irrespeto de la metodología salarial, acordada en octubre anterior.
En días pasados, el gobierno promulgó un 3% para los trabajadores privados, mientras que los empresarios ofrecieron como máximo un 2,4%.
Otro punto que cuestionan fuertemente es el estancamiento de las leyes de electricidad y el alto costo de los combustibles.
“Lo que buscamos es que se respeten los acuerdos que están firmados y se cumplan. Por otra parte, consideramos que es hora de que este gobierno diga claramente cómo vamos a solucionar el problema eléctrico, pues los costarricenses estamos pagando elevados precios, pues no se impulsan las leyes que reforman el sector, pero tampoco se reduce el precio de los combustibles”, expresó Manuel H. Rodríguez, presidente de la Uccaep.
Por el momento, los empresarios toman distancia de la administración Chinchilla, al separar temporalmente a sus representantes del Consejo Superior de Trabajo, de Salarios y de Salud Ocupacional.
Sin embargo, podrían tomar otras medidas de protesta, que no fueron señaladas.
La molestia del sector empresarial no toma desprevenido al gobierno del todo.
Esto, porque el miércoles Luis Liberman, vicepresidente de la República, fue plantado por la Uccaep en una reunión, que recibió como única disculpa, una extensa carta de protesta.
En la misiva, se señalan varias fechas en las que la Presidenta se comprometió con ellos a impulsar las leyes de electricidad.
La molestia de la Uccaep se da en momentos en que Chinchilla enfrenta una situación compleja.
El reclamo de varios grupos sindicales en contra de la corrupción y otros temas, a inicios de semana calentó el ambiente.
El miércoles, un informe de la Procuraduría señaló a Liberman y a Leonardo Garnier, ministro de Educación por supuestas fallas éticas, que amenazan con afectar el trabajo del Congreso.
Ayer, fueron los empresarios los que generaron un nuevo frente de molestia en contra del gobierno.
Los nuevos reclamos fueron tomados como normales por Carlos Ricardo Benavides, ministro de la Presidencia.
Esto, porque atribuyó el atraso de las leyes energéticas a una “compleja dinámica legislativa”.
“El Poder Ejecutivo tiene un rol muy importante en la Asamblea, pero eso no quiere decir que tengamos el control. El tema de las leyes eléctricas polariza a los sectores y genera controversia. Entiendo que ellos quieran acelerar el proyecto, ese es su deseo, pero la dinámica legislativa es otra”, indicó Benavides.
Por otra parte, Benavides hizo un llamado a los empresarios para que mantengan la cercanía con el gobierno, pues los temas de preocupación de la empresa privada, también “son nuestra preocupación”.

Esteban Arrieta
[email protected]
Ver comentarios