Enviar
Medidas pretenden flexibilizar controles del crédito
Empresarios proponen supervisión diferenciada

• Autoridades reguladoras guardan silencio ante propuesta
• Costos de formalización y de intermediación son considerados como muy altos por el sector

Wilmer Murillo
[email protected]

La actividad bancaria de desarrollo requiere esquemas diferenciados de evaluación y supervisión por parte de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).
Esta es al menos la propuesta que lanzó el sector privado al presidente Oscar Arias.
Los empresarios consideran que en estos momentos los trámites relativos a la gestión crediticia son altamente complejos.
Es por ello que también los exhortaron a facilitar el desarrollo de nuevos instrumentos financieros de apoyo al sector, como sociedades de garantía recíproca, fondos de capital de riesgo y titularización.
A través de la Unión de Cámaras, los empresarios hicieron llegar la propuesta a las autoridades económicas para que también estudien la creación de productos financieros como planes de seguros, documentos contra riesgos cambiarios y de precios, entre otros.
Aunque en la Sugef se mantienen herméticos respecto a este tema, algunos banqueros coinciden en la necesidad de una regulación diferenciada para que en el país exista una verdadera banca de desarrollo.
Lo que hay actualmente son programas que no han logrado permear en la colectividad, que hoy día no tiene acceso a la banca tradicional”, señaló Guillermo Quesada, gerente general de Bancrédito.
Analistas financieros consideran que la cuantía de recursos que la banca pública ha invertido en desarrollo debe medirse en función de la solidez financiera de esas entidades.
Aunque los objetivos de la banca pública son diferentes a los de la privada, “esos esquemas de evaluación permitirían contar con información más precisa acerca del impacto en el desarrollo de proyectos financiados a través de la banca pública”, comentó Alberto Franco, economista.
En su planteamiento al mandatario los empresarios piden abrir líneas de financiamiento especiales para la exploración de mercados e investigación y desarrollo y avanzar en la reducción de costos de formalización y de intermediación.
Franco indicó que el país cuenta con la tecnología y se conocen las mejores prácticas internacionales para poder avanzar en esta materia y así mejorar la eficiencia en lo procesos de intermediación financiera.
Por su parte, Quesada adujo que aunque la complejidad de los trámites se ha reducido, hay que seguir avanzando, “pues constituye un elemento vital en un financiamiento integral.
El mejor crédito para un empresario o productor es aquel que es oportuno ya que le permite contar con los recursos cuando realmente se requieren”.
El Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif) y la Sugef han adoptado medidas más drásticas para la formalización de créditos, mediante reglas que serán para todas las actividades sujetas a préstamos como vivienda, consumo e industria, entre otras.
Poco más de 5 mil empresas que piden crédito en el sistema, consideradas grandes, y casi 1 millón de clientes con créditos hasta $100 mil, son objeto de regulaciones más severas para identificarlos como buenos, regulares o malos.
Aunque LA REPUBLICA hizo consultas desde hace una semana sobre el tema planteado por los empresarios a Roy González, gerente del Banco Central, y a Oscar Rodríguez, superintendente de entidades financieras, ninguno respondió.
El objetivo, según la propuesta empresarial es avanzar en la consolidación de un sistema de banca de desarrollo que permita el marco legal adecuado para reforzar los instrumentos de apoyo a las pequeñas y medianas empresas y facilite la introducción de nuevas herramientas financieras.
Se trata de solventar los graves problemas de acceso al crédito que enfrentan las pequeñas y medianas unidades de negocio, contribuir a su mayor competitividad y solventar necesidades comunes como el acceso a la tecnología, el mejoramiento de la calidad de los productos para alcanzar estándares internacionales, dijo Rafael Carrillo, presidente de la Unión de Cámaras.
Aparte de hacer hincapié en la necesidad de consolidar un sistema económico con baja inflación, mejora en la recaudación impositiva y un adecuado y controlado gasto público, el sector empresarial considera necesario canalizar los recursos económicos de quienes ahorran hacia quienes invierten, de la manera más ágil y eficiente, para lograr el mejor aprovechamiento de los recursos.
Desde la perspectiva empresarial es fundamental estimular las actividades productivas y comerciales procurando el desenvolvimiento de los mercados, con lo cual mejora la recaudación.
Los expertos coincidieron en desarrollar nuevos instrumentos financieros de apoyo al sector. “Estos pueden servir como insumo y parámetro para alcanzar los objetivos mencionados”, señaló Franco.
Fondos de garantías y de capital de riesgo son instrumentos que coadyuvarán al mejor desempeño del sector productivo, dijo por su parte Quesada.
Asimismo, a través de la incorporación de otro tipo de entidades, como partes del sistema de banca para el desarrollo, se podrán proporcionar otros instrumentos complementarios, tales como elaboración e implementación de planes de negocios, desarrollo de productos, investigación de mercados, planes de seguros y capacitación en administración empresarial.



Ver comentarios