Enviar
Jueves 9 Mayo, 2013

Un 67% de los ¢337.000 millones que acumula (el Sistema de Banca para el Desarrollo) con fondos provenientes del peaje bancario no pueden ser utilizados


Emprendedurismo y su aporte

En nuestro país, se le está dando gran importancia por parte de instituciones públicas y privadas al fortalecimiento del emprendedurismo, con programas dirigidos a la formación de buenos y sólidos negocios.
De acuerdo con el Informe del Estado de la PYME 2013 del Ministerio de Industria y Comercio, este sector contribuye con el 30% del PIB y genera el 50% del empleo; sin embargo, solamente el 8,6% del crédito se destina a su desarrollo.
La Banca para el Desarrollo, excelente iniciativa que fue creada para impulsar las micro, pequeñas y medianas empresas, requiere de reformas legales y administrativas. Un 67% de los ¢337.000 millones que acumula con fondos provenientes del peaje bancario no pueden ser utilizados.
Un emprendedor/empresario que desea crear su propia empresa, debe ir madurando una idea de negocio en una actividad que conoce, por lo tanto es importante que cuente con alguna experiencia, de manera que le permita visualizar un mercado que está dispuesto a consumir sus bienes y/o servicios.
También debe contar con la motivación y la convicción de que logrará su objetivo, luchando contra los obstáculos que se le irán presentando, sabiendo que el éxito no llegará fácil y que el esfuerzo de hoy, será la recompensa del mañana.
Sin embargo hay que tener presente que no todos los seres humanos cuentan con las destrezas, conocimiento, cualidades y habilidades, para tomar la decisión de crear y administrar su propio negocio.
El emprendedor deberá contar con gran pasión, ser perseverante para lograr su objetivo, tener la confianza de que lo logrará, ser creativo e innovador para marcar la diferencia, además ser competitivo, solidario y cumplir a cabalidad con clientes proveedores y así manejar su empresa en una forma ordenada.
Los empresarios deben tener presente la importancia de capacitarse, en el INA, Colegios Técnicos, Vocacionales o universidades. Estas instituciones tienen una gran responsabilidad en el desarrollo de destrezas y habilidades para crear y conducir sus propias empresas.
También las instituciones con programas relacionados con este sector deben brindar asesoría, capacitación y asistencia técnica con profesionales especializados y experimentados en este campo, pues de ello depende en gran parte su éxito.
La competencia es cada día más fuerte y exigente, lo cual obliga a mejorar sus conocimientos técnicos, administrativos, financieros, contabilidad, costos, producción, manejo de personal, tecnología, calidad, mercadeo y ventas, producción, servicio al cliente, entre otros.
Así mismo, deben asumir obligaciones con la CCSS, Tributación Directa, INS y la municipalidad para nombrar algunas.
Estas acciones darán un verdadero impulso a este sector tan importante, el cual a su vez contribuirá con una mayor generación de empleo y una equitativa distribución de la riqueza.

José Francisco Bolaños Arquín
Administrador de negocios
[email protected]