Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



PÁGINA 2


Emprendedores ticos reciben impulso de aceleradora irlandesa

Raquel Rodríguez [email protected] | Jueves 12 mayo, 2016

“El mayor consejo para los emprendedores y jóvenes costarricenses es que aprovechen el nombre de Costa Rica, que sirve como laboratorio para validar prototipos y como trampolín para brincar a mercados globales”, dijo Rafael Lobo, uno de los miembros de Magenta BioLabs. Cortesía/La República


“Nosotros animamos a que los emprendimientos ticos piensen en grande y tomen el riesgo de inscribirse en programas internacionales de incubación y aceleración”.
Esa es la consigna con que un grupo de estudiantes del Instituto Tecnológico de Costa Rica viajó a Irlanda, para un programa de incubación.
Se trata de Magenta BioLabs, formado por tres jóvenes emprendedores que reciben capacitaciones en ese país para impulsar su proyecto de biotecnología.
El grupo, que nació en la competencia Startup Weekend en marzo del año pasado, en el que quedaron en segundo lugar, estará en Dublín durante tres meses.
Producto de la investigación y con el consejo de uno de sus mentores, llegó la idea de producir ácido hialurónico, molécula que sirve para la producción cosmética y biomédica.
Con este producto se trabajó desde noviembre de 2015 hasta llegar al programa en Irlanda llamado IndieBio, primera aceleradora mundial en biología sintética.
“Nosotros aplicamos por aplicar, al menos nos enviaban un feedback, con la sorpresa de quedar entre los proyectos finalistas y ser aceptados en el programa”, dijo Rafael Lobo, uno de los integrantes de Magenta BioLabs.
El programa de aceleración se lleva a cabo desde el 3 de mayo y finaliza el 31 de julio.
Los fondos otorgados por IndieBio rondan los $50 mil, para el desarrollo del prototipo y cubrir parte de los gastos de la estadía de los miembros en Irlanda.
El proyecto utiliza desechos y subproductos de la actividad agrícola y de la industria procesadora de alimentos, y los convierte en sustancias de valor comercial para sectores como el biomédico, cosmético y textil, mediante métodos biotecnológicos.
Este ácido hialurónico es una molécula empleada en cremas antiedad, píldoras como suplemento alimenticio y para el tratamiento de padecimientos como la osteoartritis, cicatrización de heridas y las úlceras bucales.
La inversión principal radica en trabajo y tiempo de los cuatro miembros del equipo desde noviembre para planear la estrategia técnica y el estudio de mercado.
En capital económico, el equipo tuvo que invertir cerca de $8 mil para cubrir costos de los pasajes de avión, constitución de la sociedad anónima y otros trámites legales requeridos para recibir los fondos de la aceleradora.
“Queremos aprovechar el potencial humano costarricense altamente capacitado en el área de biotecnología”, agregó Lobo.