Emprendedoras convierten desechos en moda
“Nuestro objetivo era crear una línea de productos que redujera la cantidad de bolsas plásticas que hay en el ambiente y además proporcionar a sus clientes nuevas alternativas de compra”, dijo Stella Peralta, copropietaria de Trash, acompañada de su socia Marcela Yglesias. Esteban Monge/ La República
Enviar

201601262009190.recuadro-2.gif
Una simple bolsa de plástico puede convertirse en una prenda a la moda. Esa idea fue la que tomaron Stella Peralta y Marcela Yglesias hace cinco años para abrir Trash Lifestyle, pyme que crea accesorios a base de desechos.
Las propietarias se dedican a fabricar billeteras para mujer y hombre, bultos, cosmetiqueras, monederos y portadocumentos, entre otros productos.
La idea nació en 2010 cuando ambas querían crear su propio negocio, luego, en ese mismo año, notaron una demanda creciente en el mercado de artículos reciclados, que podría aumentar conforme pasaban los años.
Para la creación de los artículos tomaron capacitaciones y cursos de diseño, además de comenzar con un proceso de investigación para desarrollar la técnica de plástico fundido y poder convertir ese material en accesorios de uso diario.
La materia prima que se utiliza para confeccionarlos son lonas de publicidad y bolsas plásticas que se disponían a ser desechadas.
“Empezamos recolectando bolsas con nuestras familias, ahora hasta algunas empresas nos regalan las que no necesitan, por ello tenemos mucha materia para hacer los artículos”, dijo Peralta.
El proceso de fabricación de los artículos tiene una duración de una hora aproximadamente y cada uno lleva un trabajo diferente, gracias a las láminas forradas compuestas de las bolsas.
Los artículos se pueden adquirir en las tiendas Eñe, De aquí y de allá, Espacio Casa, El Cajoncito y en los locales de Ruta Urbana.
El precio oscila entre los ¢3 mil y los ¢30 mil, dependiendo del valor que les ponga cada tienda a los productos.
El objetivo de las empresarias es comercializar para finales de año sus productos en Estados Unidos y colocarlos en plataformas digitales para que se vendan alrededor del mundo.
“Queremos expandirnos fuera del país, vemos que en Costa Rica nos han aceptado perfectamente, pero el segmento que más crece son los compradores en línea, por ello queremos estar en sitios internacionales”, explicó Peralta.
En 2013 la empresa fue ganadora de la categoría creativa del concurso de planes de negocio Yo Emprendedor, además forma parte del proyecto “¿Dónde están las mujeres productivas de Costa Rica?”, impulsado por el MEIC y el INAMU, entre otras entidades.


 

Ver comentarios