Empodérese de su destino empresarial
Está en sus manos lograr ese negocio que tanto ha soñado o inyectarle capital al ya existente para aumentar su productividad.
Enviar

¿Tiene en mente un proyecto viable con el desarrollo del país? ¿Necesita crédito para llevarlo a cabo o para inyectarle capital al que ya posee? ¿Le han negado crédito en la banca pública o privada por no contar con las garantías necesarias? Esto tiene solución gracias al Sistema de Banca para el Desarrollo, SBD.

El SBD no es un banco. Se trata de una política pública orientada a promover el desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas de todos los sectores, y hacer realidad los proyectos de emprendedores por medio de financiamiento y servicio de desarrollo empresarial.

Así funciona: el SBD canaliza los recursos a través de operadores financieros acreditados, como cooperativas por ejemplo, por lo que no atiende solicitudes de crédito en su oficina. Es un sistema en el cual participan entidades financieras privadas y públicas, el Instituto Nacional de Aprendizaje, INA, que da acompañamiento, y otras instituciones gubernamentales, unidas por el objetivo de promover el parque empresarial MIPYME, mediante acompañamiento y preparación, en  los casos de proyectos viables con la política de desarrollo país.

Para saberlo, usted puede ingresar a la página del SBD, www.sbdcr.com, y llenar el formulario diagnóstico para obtener respuesta a si su nuevo proyecto o el ya existente califica para crédito. La ventaja es que si usted no cuenta con las garantías tradicionales que pide la banca pública o privada, pero su proyecto califica, el SBD le ayuda con dichas garantías para obtener los recursos solicitados.

Un ejemplo es la cooperativa “CooproNaranajo”. Su Gerente, Alexander Monge explica que “iniciamos en el 2013 a colocar recursos del SBD y ha sido muy lindo dar éstos a personas que en otras condiciones no podrían acceder a los créditos bancarios. Beneficia muchísimo a la persona productora, se ven fortalecidas. Ahora sí podemos darles solución en el momento adecuado”, dice Monge refiriéndose al proyecto de “mantenimiento de café y renovación de cafetales”, en Naranjo.

Además los beneficiarios cuentan con el respaldo del INA, que da seguimiento y acompañamiento en los proyectos.

Este ejemplo cumple uno de los objetivos principales del SBD: “la innovación, transferencia y adaptación tecnológica orientada a elevar la competitividad de los sujetos beneficiarios de esta ley.

En el caso del sector agropecuario se podrá canalizar por medio de instancias públicas y privadas que fomenten la innovación, investigación y transferencia de tecnología.

Enrique Méndez, productor de arroz, ha sido beneficiado por el SBD a través de “Cooparroz”. Él es una de las personas  favorecidas con los 31.987 créditos otorgados por el SBD durante el primer trimestre de 2017.

En total, la Banca para el Desarrollo ha colocado 319 millones en los tres primeros meses de este año. De ese monto, el 73%  se dirigió a microempresas, de las cuales, 53% pertenecen al sector agropecuario.

El diccionario de la Real Academia Española define al trabajo, entre otras acepciones, como “Esfuerzo humano aplicado a la producción de riqueza”. Es inherente al espíritu y naturaleza humanos que las personas trabajen, desarrollen su creatividad y venzan desafíos. Hoy nuestro país le ofrece la herramienta necesaria para lograr estas metas o mejorarlas. Usted es quien decide su destino empresarial y como persona emprendedora. No se detenga.

 

Carmen Juncos y Ricardo Sossa

Editores jefes y Directores de proyectos

[email protected]


Fuente: Recuperado de: www.sbdcr.com

Ver comentarios