Enviar
Ellas también pueden ser líderes
A pesar de contar con índices de educación más altos, ellos aún tienen mejores condiciones sociales y económicas

¿Cómo pueden las mujeres convertirse en agentes de cambio en las organizaciones donde trabajan y en sus comunidades?
Confiando en sí mismas y entendiendo el valor que ellas aportan a las organizaciones donde trabajan y a las comunidades donde viven. Actualmente, en Latinoamérica las mujeres han recibido una mejor educación que los hombres. Ellas se están convirtiendo en una fuerza económica. No es posible que organizaciones sean competitivas sin mujeres en todos los niveles expresando sus ideas y necesidades y desarrollando los productos que este mercado necesita.

¿Cómo propiciar el desarrollo profesional de las mujeres?

Las organizaciones necesitan integrar mayor flexibilidad en sus estructuras de trabajo para las mujeres que cumplen con varios roles, como el de madres y trabajadoras. Por ejemplo, las organizaciones pueden presentar opciones de guardería infantil para las que lo necesiten. ¿Y los hombres? Ellos deben cambiar también. Su idea del rol tradicional de la mujer como madre y esposa debe desaparecer.

¿Qué porcentaje de la fuerza laboral en Latinoamérica representan las mujeres?

Hoy en Latinoamérica las mujeres representan el 50% de la fuerza laboral profesional. En 1980 representaban el 32%. Para 2034 se estima que serán igual de productivas que los hombres en el trabajo formal.
En 20 años las mujeres harán la misma cantidad de dinero que los hombres en su vida, según la Organización Mundial del Trabajo.

¿Existe una equiparación de condiciones sociales y económicas entre los y las trabajadoras?

No. Las mujeres ganan menos que los hombres en las mismas posiciones laborales y probablemente más problemático es el hecho de que no llegamos a puestos de gerencia como los hombres. Ellas tienen igualdad de condiciones en puestos laborales de baja y media gerencia, pero al avanzar en la jerarquía gerencial de la empresa, se ven menos mujeres.

¿A qué se debe esta situación?

Hay dos factores. El primero es que las mujeres debemos desempeñar en las 24 horas del día múltiples roles. Sin apoyo en esto, nosotras no tendremos el mismo éxito profesional que los hombres. El segundo factor se relaciona con estereotipos. En América Latina existe una tendencia en hombres y mujeres a creer que el liderazgo se asocia a los hombres y que ellos son mejores líderes. A menudo, estas creencias no se expresan conscientemente, sino de formas que pasan desapercibidas. Por ejemplo, las mujeres y los hombres tienden a escuchar menos a las mujeres cuando se expresan en reuniones laborales. Como resultado, los hombres reportan menos confianza en el liderazgo femenino y las mujeres reportan tener menos confianza en su potencial como líderes que en el de sus colegas masculinos.

Vanessa Chaves
[email protected]
Ver comentarios