Enviar
Elecciones y violencia en Kenia despierta voces internacionales


El Alto Representante europeo para Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, y la secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, acordaron “presionar sobre el terreno” a los partidos kenianos para formar un gobierno de coalición de las principales etnias enfrentadas.
Según informaron fuentes del gabinete del Alto Representante, durante la conversación telefónica mantenida entre ambos responsables diplomáticos, se barajaron varias posibles soluciones para intentar estabilizar la situación en Kenia, incluida la propuesta de Solana para el envío de una misión conjunta UE-EEUU.
Aunque no se ha descartado esta opción, que podría concretarse en la designación de un representante o equipo conjunto, de momento han coincidido en poner el énfasis en la “presión sobre el terreno” de las fuerzas que representan a las distintas etnias kenianas, y empujarlas a dialogar hasta alcanzar un acuerdo
de gobierno.
La espiral de violencia en Kenia, que ha causado al menos trescientos muertos, comenzó con la reelección del presidente Mwai Kibaki, de la etnia mayoritaria kikuyu, en unas elecciones puestas en duda por la comunidad internacional.
El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, abogó también ayer por un nuevo recuento de los votos de las recientes elecciones en Kenia e instó a aprovechar el aplazamiento de la manifestación de la oposición para buscar una solución pacífica a la crisis.
La revisión del escrutinio puede servir de fundamento para la reconciliación, opinó Steinmeier, quien antes de realizar estas consideraciones mantuvo una conversación telefónica con el líder de la oposición y candid
ato a la Presidencia keniana, Raila Odinga.
El Gobierno de Berlín apoya explícitamente la demanda de revisión de los votos expresada tanto por la Fiscalía General de Nairobi como por la UE, indicó el ministro.
Según un comunicado del Ministerio alemán de Exteriores, en la conversación telefónica Odinga se comprometió a pedir a sus seguidores prudencia y una actitud pacífica.
El presidente de Kenia, Mwai Kibaki, rompió su silencio y condenó los actos violentos que se han extendido por el país, instando a aquellos que denuncian los resultados de las elecciones a acudir a la justicia.
Kibaki, que habló en una conferencia de prensa realizada en el palacio presidencial, afirmó que las elecciones fueron libres y justas.
“Si alguien no está de acuerdo con el recuento de la Comisión Electoral, puede ponerse en manos de la justicia” dijo el reelegido presidente y líder del Partido de Unidad Nacional (PNU).
Y añadió que “el gobierno perseguirá firmemente a los autores de actos violentos” que, según fuentes oficiales, provocaron 300 muertes.
Respecto a la posibilidad de llevar a cabo una negociación con el Movimiento Democrático Naranja (ODM) de Raila Odinga, el presidente keniano señaló que está dispuesto a dialogar cuando desaparezca el clima de tensión y el ambiente sea pacífico y constructivo.
La postura del presidente contrasta con la de la oposición, que no reconoce el triunfo de Kibaki y reclama su dimisión como condición previa a unas hipotéticas negociaciones.
Kibaki fue reelegido jefe de estado para un mandato de otros cinco años tras ganar supuestamente las elecciones generales del pasado 27 de diciembre con una diferencia de más de un millón de votos a su favor.
El recuento ha sido denunciado por la oposición y puesto en tela de juicio por la delegación de observadores de la Unión Europea, que identificaron numerosas irregularidades.
Ver comentarios