Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Elección en Estados Unidos: Impacto en Costa Rica II

Arturo Jofré [email protected] | Viernes 18 marzo, 2016


 Costa Rica ha tenido mucho éxito al atraer una gran cantidad de corporaciones que generan mucho empleo de calidad, pero el modelo está en la mira en los países desarrollados

Elección en Estados Unidos: Impacto en Costa Rica II

La estrategia que formularon los países desarrollados para enfrentar la globalización, por lo menos en cuanto al empleo, les ha fallado. Cuando se discutían las ventajas de la globalización y los TLC, uno de los mayores temores, especialmente en EE.UU., era la pérdida de empleos. Entonces apareció una “estrategia salvadora”.
Los líderes tanto republicanos como demócratas habían indicado que el libre comercio y la integración global eran estrategias de desarrollo económico que permitirían perder algunos puestos en fábricas que se instalarían en el exterior, pero se lograría aumentar los trabajos más especializados y mejor remunerados, los cuales se quedarían y crecerían en EE.UU. En otras palabras: todos ganan.
Es cierto que al inicio la estrategia funcionaba bien. Las grandes corporaciones de países desarrollados se instalaban en países de mano de obra muy barata. Así, mientras el salario promedio por hora neta en fábricas instaladas en Brasil podía costar la tercera parte de lo que se pagaba en los países desarrollados, hay casos más extremos: el costo de un trabajador manufacturero en Dinamarca equivale a contratar 24 trabajadores similares en las Filipinas.
La otra cara de la moneda, que favorecería a los países desarrollados, no funcionó. Los países emergentes tienen gente cada vez más educada, con dominio de un segundo o tercer idioma, con costos más bajos, con apoyo de tecnología que disminuye el costo de las comunicaciones y con atractivos beneficios tributarios.
Lo anterior permitió que las corporaciones se instalaran en países emergentes, pero no solo buscando mano de obra básica, sino en búsqueda de personal calificado. Por ejemplo, IBM a partir de 2006 trasladó unos 3 mil empleos de programación desde EE.UU. hacia el exterior. HP fortalece su planta de trabajos altamente calificados en Costa Rica. Sobran ejemplos.
La expresidenta de Hewlett-Packard, Carly Fiorina, ante la crítica que ha surgido en EE.UU. contra las grandes corporaciones que instalan sus centros de negocios en el exterior, expresa que “no podemos proteger a los estadounidenses de la realidad. Hay muchísimos ingenieros calificados en todo el mundo que quisieran participar en investigación avanzada”.
Se equivocaron los estrategas y hoy la crítica en EE.UU. ha subido de tono. Costa Rica ha tenido mucho éxito al atraer una gran cantidad de corporaciones que generan mucho empleo de calidad, pero el modelo está en la mira en los países desarrollados.
Esta realidad, que es tema de discusión en la lucha electoral estadounidense, nos invita a reflexionar sobre cuáles serían las alternativas para Costa Rica en un escenario diferente. No es fácil, por eso mismo hay que abordarlo. Cuidado nos encuentran dormidos.

[email protected]


 


NOTAS ANTERIORES


Días variopintos

Jueves 13 diciembre, 2018

La tragicomedia nacional se carga con un poco de ironía pues fue la Administración Solís Rivera, ...