Enviar

El tabaco es la causa evitable número uno de muerte, cuyo consumo y exposición a su humo tiene efectos devastadores en la salud de las personas

El tabaco mata

A pesar de que Costa Rica, como correspondía, firmó el Convenio Marco de Control del Tabaco, con la Organización Mundial de la Salud en 2008, hoy todavía se debate en nuestra Asamblea Legislativa el tema de la ley antitabaco porque la bancada de Liberación Nacional incumplió su palabra de aprobar, en la sesión del martes de esta semana, un texto de consenso que se venía discutiendo desde hace más de dos años, y que tampoco aprobó la fracción libertaria, como lo dio a conocer ayer este medio.
El tabaco, la causa evitable número uno de muerte, cuyo consumo y exposición a su humo tiene efectos devastadores en la salud de las personas, no ha movido la conciencia de estos diputados que se empeñan en mantener la publicidad a los cigarrillos en los lugares frecuentados por adultos, además de otras medidas como aplicar un impuesto menor al propuesto.
“El tabaco mata hasta la mitad de los fumadores. Sin embargo, se consume habitualmente en todo el mundo debido a que se vende a bajo precio, se comercializa de forma agresiva, no se toma conciencia sobre los peligros que entraña y las políticas públicas contra su consumo son incoherentes”, nos dice la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Pero algunos de nuestros diputados aún insisten en que no se les debe aumentar mucho el precio y en que se debe continuar permitiendo su publicidad.
“La mayoría de los peligros del tabaco no se evidencian en la salud del fumador hasta años o incluso décadas después de iniciarse el consumo. Es por ello que, mientras este aumenta en todo el mundo, la epidemia de enfermedades y muertes conexas aún no ha alcanzado su punto álgido”, alerta la OMS.
Pero en Costa Rica aún hay personas que se oponen a ciertas medidas para frenar su consumo.
A pesar de todo esto, hay empresas que exhiben un mayor grado de conciencia y sin una ley que las obligue se han autodeclarado como espacios libres de humo con el objetivo de satisfacer las exigencias y reclamos de sus clientes. Nuestra publicación las menciona y muchos las felicitamos.
Una luz de esperanza en la oscura niebla de los que se niegan a contribuir al combate contra el fumado de cigarrillos.
Sabemos que será cada día más grande la cantidad de costarricenses que prefieran vivir respirando aire puro, cuidando su salud y siendo respetuosos y considerados con sus familias y con quienes les rodean, que no tendrán así que sufrir las consecuencias de ser fumadores pasivos.



Ver comentarios