Enviar
Derecha dirigirá Guatemala

Aunque no había un nombre definido, al final la derecha era la favorita para dirigir Guatemala.
El Tribunal Supremo Electoral (TSE) informó en su primer boletín de resultados oficiales que, escrutado el 2,20% de las 16.668 juntas receptoras de votos, Otto Pérez Molina del Partido Patriota contabilizaba el 37,16% de los votos, seguido por el abogado Manuel Baldizón, de Libertad Democrática Renovada (Líder) con el 24,11%.
Al cierre de edición ninguno de los dos candidatos alcanzaba el mínimo requerido para ganar por lo que Guatemala iría a una segunda ronda de votaciones el próximo 6 de noviembre.
Reducir los niveles de violencia que, según analistas locales, en cantidad de muertos diarios ha superado los que se registraban durante la guerra interna de entre 1960 y 1996, es uno de los principales retos que enfrentará el presidente que sea elegido.
Pérez Molina, exgeneral de la milicia ha ofrecido durante su campaña reducir la cifra de muertos en un 20% durante los primeros seis meses de su eventual gestión, lo cual marcaría el regreso de un uniformado al mando del Estado, desde el fin de la dictadura en 1985
Por su parte Baldizón, abogado y empresario de 41 años de edad y de un corte más populista espera instaurar la pena de muerte.
Tanto Pérez Molina como Baldizón han asegurado que continuarán y “mejorarán” los programas sociales contra la pobreza que inició el Gobierno saliente del presidente Álvaro Colom, que han sido calificados por la ONU como “exitosos”, aunque su impacto no ha sido medido de forma precisa.
Los guatemaltecos participaron ayer en forma masiva en un tranquilo proceso electoral, esperanzados en que el nuevo Gobierno logre sacar de la pobreza a más de la mitad de su población y reduzca la violencia, que afectan a la mayoría de los 14,4 millones de habitantes del país centroamericano.
Los únicos problemas que se dieron como cierre de caminos y quema de papeletas fueron calificados como “marginales” por los observadores internacionales apostados en la nación centroamericana.
Tanto el presidente saliente de Guatemala, Álvaro Colom, como su vicepresidente Rafael Espada y observadores electorales, destacaron el entusiasmo de los electores.
El jefe de la misión electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Octavio Bordón, felicitó a los ciudadanos por la masiva afluencia a las urnas, y pidió paciencia a los votantes ante la lentitud del avance de las urnas, diciendo “vale la pena votar para fortalecer la democracia”.
Estas son las séptimas votaciones a las que los guatemaltecos acuden con libertad y confiados en la transparencia del proceso desde 1985, cuando se inició la nueva era democrática tras una violenta racha de gobiernos militares que impusieron en la Presidencia a generales por medio de fraudes y golpes de Estado.
Los 7,3 millones de guatemaltecos convocados a las urnas por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) eligieron al presidente, vicepresidente, 158 diputados al Congreso, 20 al Parlamento Centroamericano y 333 corporaciones municipales.

Carolina Acuña y EFE
[email protected]
Ver comentarios