El próximo presidente: Usted
Enviar

ANÁLISIS

Público votaría proyectos de ley, si Asamblea estuviera paralizada

El próximo presidente: Usted

Referéndum se utilizó para el tratado de libre comercio con Estados Unidos

Resumen
Se trata de la democracia directa, aprovechando los referéndums para decidir los temas importantes, tal como lo acaba de proponer uno de los candidatos presidenciales.
A partir del 8 de mayo del año entrante, Costa Rica tendrá desde luego un nuevo presidente, así como una Asamblea, debidamente elegidos.
Pero si el Estado siguiera paralizado, tal como a menudo ha ocurrido en los últimos años, el presidente podría pedir al ciudadano ayuda mediante esta figura, para tomar decisiones.
El referéndum es un mecanismo complicado de utilizar; por otro lado, fue aprovechado en 2007 por el entonces presidente Óscar Arias, para resolver los conflictos sobre el tratado de libre comercio con Estados Unidos.

201312152126070.n111.jpg
El referéndum sería una opción para decidir varios temas importantes, como la generación energética, así como el recorte de los privilegios de los empleados públicos, si la Asamblea no los resolviera en seis meses, dijo la semana antepasada Otto Guevara, candidato del Movimiento Libertario.
Otros asuntos polémicos podrían decidirse mediante el plebiscito, tal como la exploración de hidrocarburos, y la refinería construida en asociación con la República Popular China.
El referéndum da a cada votante, el derecho de participar en el proceso de toma de la decisión, acerca de un tema, que los representantes políticos no han podido resolver.
Es cierto que la figura de la votación directa tiene varios defectos, como la posible distorsión de cualquier propuesta, de parte de un gobierno, que influiría en el resultado, al elaborar el texto de la pregunta que se presente al público, así como escoger el momento de realizar el plebiscito.
Además, se trata de un costo millonario, dado que cada referéndum tiene que cumplir con los requisitos de una elección nacional.
Por otro lado, el referéndum es decisivo.
Una vez que el público votara a favor de cualquier proyecto, aprovechando este mecanismo, la Asamblea estaría obligada a aprobar la ley correspondiente.
En lo que a la forma de hacer la pregunta se refiere, habría en el caso de cualquier propuesta una extensa campaña a favor, así como en contra, así que sería difícil engañar al público, que además se sentiría involucrado con los procesos políticos.
En lo que al precio se refiere, podría ser más rentable el referéndum en algunos casos, que la alternativa de quedar largo tiempo con el estancamiento.
Mientras tanto, la opción de la votación electrónica, que actualmente se utiliza en varios países, reduce el costo y agiliza el proceso.
A nivel mundial, la experiencia de los referéndums ha sido mixta.
En Madrid, el Gobierno español la semana pasada rechazó una propuesta de Cataluña de acudir al mecanismo del plebiscito, para decidir si esta comunidad autónoma se separa o no de España.
Por otro lado, la votación directa es parte del proceso normal democrático de Suiza, que celebró 11 referéndums, solo en este año.
En el caso de Costa Rica, el expresidente Óscar Arias en 2007 invitó al público a votar a favor o en contra del tratado de libre comercio con Estados Unidos.

201312152126070.n11.jpg

Fred Blaser
Copresidente
República Media Group


Ver comentarios