Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


El problema de las drogas

| Jueves 21 agosto, 2014


Prevenir el uso de drogas, no es solo prohibirlas, ni controlar su distribución. Hay que construir una sociedad nueva, donde se promuevan los valores auténticos


El problema de las drogas

Las drogas ilícitas son prohibidas mundialmente, pero siguen ahí enfermando a la humanidad, cobrando vidas de policías y de inocentes, sencillamente porque algo no está bien. Despenalizar el consumo de algunas de ellas, algunos expertos consideran que no es la solución.
La droga, para entendernos, es cualquier sustancia que al ser introducida en un ser vivo, modifica una o varias de sus funciones, sea a nivel psicológico, fisiológico o emocional, existiendo toxicómanos y narcotráfico, lo que hace que este asunto sea complicado.
Difícilmente las drogas se podrán combatir con policías si antes no echamos mano de la educación en escuelas, colegios y en especial, la familia, tomando en cuenta que no hay drogas buenas y drogas malas.
Por ejemplo, si a una persona le duele la cabeza, toma un calmante y alivia el dolor pero, si consume el frasco entero, podría incluso morir. Entonces, el asunto no son drogas malas o buenas, sino el buen uso que de ellas se haga. Es decir, las adicciones son el problema.
De todo el asunto, el narcotráfico es el lado más oscuro, la ley de la oferta y la demanda y hagamos lo que hagamos por combatir el flagelo, si hay quien paga, habrá siempre quien le venda. El narcotráfico existe por el mercado negro que hay, cuyas ganancias son enormes, en cuyo caso, la despenalización considerada por muchos, no les conviene porque el negocio ilícito se les derrumba.
Un grave problema que estamos padeciendo ahora es que en este negocio siempre hay algún funcionario involucrado, desde policía hasta jueces. Las drogas son un problema de salud, enferman haciendo dependientes a las personas quienes muy pronto desarrollan manifestaciones físicas y emocionales. La señal más evidente de una dependencia de drogas incluye un aumento de la tolerancia o una necesidad de tomar cantidades mayores.
Cuando se presenta el síndrome de abstinencia, la persona es dependiente y lo más grave puede ser la dependencia química, que es el uso compulsivo de sustancias que pueden ser drogas o alcohol, y la incapacidad de dejar de utilizarlas a pesar de todos los problemas causados por su uso.
La droga no legalizada más frecuentemente utilizada es la marihuana, utilizada desde hace varias décadas por diferentes generaciones de jóvenes y actualmente sigue siendo la principal droga junto con los alucinógenos.
Prevenir su uso, no se trata simplemente de prohibir la droga, ni de controlar su distribución. Aunque estas cosas son necesarias, el problema de la drogadicción tiene sus raíces en la sociedad misma. Por ello es necesario un compromiso de la sociedad en su conjunto.
Padres, maestros, medios de comunicación, instituciones, etcétera, deben comprometerse a construir una sociedad nueva, donde sean promovidos los valores auténticos, especialmente los espirituales.
De no hacerlo así, todas las estrategias de prevención serán inútiles, pues el problema de fondo seguirá existiendo.

Eliseo Valverde Monge

Médico