El placer del buen comer se vive en J&B Trattoria
Bernal Hernández, chef del restaurante junto a Juan Paniagua anfitrión y el otro responsable de este sueño convertido en trattoria.Gerson Vargas/La República
Enviar

El placer del buen comer se vive en J&B Trattoria

• El restaurante y pizzería ofrece novedades que nacieron para complacer a sus clientes

Cuando se está en J&B Trattoria, el comensal vive la diferencia entre simplemente alimentarse y el disfrutar la comida como una experiencia completa, que incluye sabores originales, un trato cálido y un paisaje acogedor.
No resulta difícil cautivarse con alguna de sus pastas; igualmente fácil es dejarse sorprender por sus creaciones originales, como una hamburguesa italiana, o una pizza con una capa de ensalada fresca.

201501152216500.m222.jpg
¿Qué hace tan especial este pequeño restaurante de San Luis de Santo Domingo de Heredia?, posiblemente el cariño que dos soñadores vertieron hace cinco años cuando emprendieron el proyecto.
Bernal Hernández, chef del restaurante, es de los que gusta experimentar. Siempre está dispuesto a escuchar sugerencias y ante todo a pensar con que novedad puede sorprender a los clientes.
Fue así como nació uno de sus platos estrella: los canelones a los tres quesos. Esta especialidad combina espinacas, queso ricota, queso parmesano y champiñones frescos. Cuando están rellenos se les cubre con una capa de queso mozzarella, se lleva al horno y se le baña en una salsa de vino blanco.
El resultado es una mezcla de sabor equilibrado, donde cada ingrediente mantiene gran protagonismo.
“Este plato gusta mucho porque combina sabores equilibrados y suaves. Tenemos una cliente que no le gustaban las espinacas, pero ahora cada vez que tenemos este especial le encanta probarlo”, detalló Juan Paniagua, anfitrión y el otro responsable de este sueño convertido en trattoria.

Los clientes marcan la pauta.

Desde su comienzo el restaurante presta atención a lo que quieren sus comensales. Así fue como los medallones de lomito se hicieron un lugar en la carta. Llegaron a ella luego de solicitudes de sus visitantes para que les ofrecieran un plato con carne de res.
El chef explicó que los acompaña de una salsa de carne y champiñones al vino tinto. Esta especialidad tiene como guarnición papa asada y vegetales al vapor con un rocío de queso parmesano.
La carne jugosa se acompaña muy bien de la salsa, ofreciendo una gama de sabores que estimulan el paladar.
Pero si de ingenio y experimentación se trata, en J&B Trattoria eso se refleja fielmente en sus hamburguesas italianas.
¿Dónde radica su atractivo?: en su pan artesanal hecho en casa, en su torta de carne de 300 gramos aderezada con una variedad de especias orgánicas, en su salsa pesto o pomodoro y en que sus creadores aseguran que jamás “arruinarían” esta delicia agregándole mayonesa o salsa de tomate.
Hay quienes la ven inofensiva, pero su gran tamaño termina siendo mayor que el hambre.
“Es muy buscada por sus salsas pesto o de tomate fresco, a la gente le gusta esa mezcla con albahaca, queso fino y sabe aún mejor con un vino tinto. Cerca del 30% de quienes la piden no pueden acabar con ella”, añadió Juan Paniagua.
Una opción práctica par no dejar de disfrutar de este singular plato es compartirlo entre dos. También cuentan con una versión vegetariana que reemplaza la torta de carne por una mezcla de berenjena, zucchini, champiñones frescos, ajo y tomate.
Tanto Paniagua como Hernández se sienten muy felices de lograr una relación muy cercana a sus clientes. Ellos reciben con la misma calidez al ministro y embajador, que al vecino del barrio que se pone guapo para llevar a su familia a pasar un domingo.
“Cuando pensamos en una trattoria lo hicimos creyendo en ofrecer un ambiente rural (tienen al frente las montañas heredianas), lejos de la zona urbana y en la que se come lo que hay en casa. Hay platos que están unos días, luego salen del menú y regresan. Nos gustar estar rotando los especiales”, añadió el anfitrión.

Melvin Molina

Ver comentarios