Enviar

¿El pesimismo de la guerra?


La mayor preocupación que muestran los analistas, obviamente se centra en las repercusiones que tendrá para la economía global el ataque a Libia, bien sea porque el petróleo suba de precio o porque simplemente no tenga ningún impacto significativo.


Pareciera que no es suficiente preocupación para el ciudadano común que se haya desatado una avanzada ofensiva contra las fuerzas libias que apoyan a Gadafi; sino que adicionalmente haya que lidiar también con el pesimismo de los mercados financieros.
En la última semana, los analistas financieros y económicos han comenzado a escribir con un tono muy negativo acerca de la economía global y si bien hay razones para preocuparse, el panorama puede no ser tan oscuro como muchos lo plantean.
La mayor preocupación que muestran los analistas, obviamente se centra en las repercusiones que tendrá para la economía global el ataque a Libia, bien sea porque el petróleo suba de precio o porque simplemente no tenga ningún impacto significativo.
En nuestra opinión el tema es muy simple, las materias primas van a subir de precio, bien sea porque disminuya la oferta o porque la demanda se incremente considerablemente. La segunda opción es mucho más viable de lo que se piensa, pero es que luego del desastre de Japón y las secuelas de la guerra, la necesidad de bienes para reconstruir estos países es elevada.
El segundo tema recurrente en los análisis pesimistas, es el manejo de la política económica en Estados Unidos. Este es quizás el tema que mayor cobertura negativa ha tenido en las últimas semanas, donde se culpa de una gran ineficiencia a los responsables del manejo de la economía norteamericana.
Los analistas más duros, entre ellos, Walter Molano de BPC Securities, uno de los pocos economistas que advirtieron acerca de la crisis inmobiliaria, considera que este manejo poco responsable puede conducir a una serie de eventos impredecibles que desviarían el futuro de la economía.
La gran pregunta que habría que hacerse, es si estos presagios tienen algún sentido ya que si bien es cierto que la economía se encuentra en una posición muy delicada, también lo es que las medidas aplicadas por Estados Unidos, son muy similares a las aplicadas en Europa y Asia y a menos que todo el mundo esté equivocado, hasta la fecha parecieran haber dado algunos resultados positivos.
En nuestra opinión, el mayor problema aquí radica en las expectativas, ya que los inversionistas se dejaron llevar por el rapport de una recuperación económica rápida y un manejo extraordinario por parte de las empresas y algunos países en hacer frente a la situación, que generó resultados positivos para todos.
El problema con lo anterior, es que no todas las economías ni los mercados tienen la misma capacidad de recuperación, ni el mismo ritmo, por ende no se puede esperar que todo se recupere de la noche a la mañana.
En nuestra opinión, no es que los temas anteriores no sean importantes y no tengan su repercusión, pero hay que tomarlos en su debida proporción y sobre todo no perder la calma y la compostura.

Alfredo Puerta, MBA
[email protected]
Ver comentarios