Enviar

Debe prepararse el país para el momento en que comience a escasear el petróleo y posibles sequías por el cambio climático puedan mermar nuestra producción hidroeléctrica

El paso hacia energías renovables

Es necesario volver sobre el tema del cambio de base energética que ha de producirse en el mundo, porque Costa Rica debe tomar decisiones al respecto, tomando en cuenta que nuestros sistemas de transportes se mueven con combustibles derivados del petróleo, que debemos importar, y que también lo utilizamos para completar la energía eléctrica que producimos mediante la fuerza del agua.
Estas dos realidades obligan a pensar en la vulnerabilidad que tendremos cuando disminuya la cantidad de petróleo disponible en el planeta, disparando además sus precios, sumado al riesgo de tener menores cantidades de agua disponible, por efecto de sequías producidas por el cambio climático, para aumentar nuestra generación hidroeléctrica.
El siglo XX fue la era del petróleo porque de él dependió la civilización moderna, como lo hemos dicho en oportunidad anterior. Pero según algunos especialistas el siglo XXI será la era del gas. En esta etapa, se espera que la utilización del gas natural permita atravesar una transición hacia el hidrógeno.
Esto porque aparentemente ha comenzado ya a descender la producción de crudo en el mundo y aunque existan grandes reservas de petróleo no convencional de las llamadas arenas bituminosas (mezclas naturales de arena con agua y una forma muy densa y viscosa de petróleo llamado bitumen), este es sucio y extraerlo producirá vastas cantidades de dióxido de carbono, contrario a lo que se busca con los acuerdos sobre el cambio climático.
Así pues, Costa Rica debería tomar medidas para enfrentar del mejor modo posible el momento en que, por un lado, comience a afectarnos negativamente la situación del petróleo y, por otra parte, el cambio climático nos pueda significar sequías que disminuyan los caudales de agua con que producimos electricidad limpia.
Se sabe que los países situados en los trópicos pueden ser de los más afectados por los efectos de los cambios en el clima.
No sabemos por el momento si Costa Rica podría tener fuentes de gas natural, pero esta posibilidad debería ser estudiada, así como incrementadas otras formas de producción de energía limpia como son la eólica y la solar.









Ver comentarios