El mundo despidió a Chávez
El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, junto con una treintena de jefes de estado, y más de 50 delegaciones se hicieron presentes en las honras fúnebres de Hugo Chávez. AFP/La República
Enviar

Chávez no es una persona física" sino "un sendero", un plan para salvar a la humanidad.


El mundo despidió a Chávez

Venezuela junto con dignatarios de todo el mundo despidieron ayer al presidente y líder de la revolución bolivariana, Hugo Chávez, con una ceremonia en la que su sucesor, Nicolás Maduro, le juró lealtad y proseguir su lucha.
La Academia Militar de Caracas, que el gobernante describía como su casa, fue escenario de un funeral que fue seguido a las afueras por miles de personas que aún esperan para despedirse de Chávez y que se constituyó en la promesa pública de continuar la revolución.
Con 32 jefes de Estado y de Gobierno; el príncipe Felipe, de España, y comitivas oficiales de 54 países el funeral de Chávez será recordado como un momento sin precedentes en la región, aderezado con curiosidades como los concurrentes o la participación de los mandatarios en la ceremonia con guardias de honor junto al féretro.
Las presidentes se fueron sucediendo en guardias durante varios minutos en una de las primeras etapas del funeral que tuvo lugar tras la muerte, el pasado martes, del hombre que dirigió Venezuela desde 1999.
La primera guardia de honor la integraron los presidentes de Cuba, Raúl Castro; Chile, Sebastián Piñera; Costa Rica, Laura Chinchilla; Bolivia, Evo Morales; Nicaragua, Daniel Ortega, y Ecuador, Rafael Correa.
La segunda por los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos; República Dominicana, Danilo Medina; El Salvador, Mauricio Funes; Guatemala, Otto Pérez Molina, y Honduras, Porfirio Lobo.
Posteriormente lo hicieron Portia Miller Simpson, primera ministra de Jamaica, y los mandatarios Enrique Peña Nieto, de México; Ricardo Martinelli, de Panamá; Ollanta Humala, de Perú; José Mujica, de Uruguay, así como el príncipe Felipe de Borbón, de España.
La cuarta guardia la integraron Aleksandr Lukashenko, presidente de Bielorrusia, y Mahmud Ahmadineyad, presidente de Irán, quien se despidió de Chávez tocando el féretro y haciendo un gesto con el puño.
Posteriormente se crearon otros grupos, entre ellos unos integrados por músicos y deportistas, entre estos el director de orquestas Gustavo Dudamel, el beisbolista Magglio Ordóñez, el medallista de oro olímpico en esgrima Rubén Limardo, y el piloto de Fórmula 1 Pastor Maldonado.
Tras ser la primera en llegar al país el miércoles, la presidenta argentina, Cristina Fernández, no estuvo en la ceremonia y se regresó a su país el jueves conmocionada por la pérdida de quien fue amigo y socio político de su Gobierno.
Tampoco estuvo la brasileña Dilma Rousseff, quien estuvo unas horas en Caracas para asistir en la víspera al velorio y regresó a su país a cumplir con la agenda que tenía prevista para hoy.
Entre las estampas curiosas, la de ver en una celebración internacional a controvertidos mandatarios como Lukashenko; el guineoecuatoriano, Teodoro Obiang, y el iraní Ahmadineyad.
Precisamente el presidente iraní destacó que el fallecido presidente venezolano "no es una persona física" sino "un sendero", un plan para salvar a la humanidad.
"Él fue una personalidad histórica y mundial (...), un movimiento humano. Chávez no es una persona física, es una cultura, es un sendero, es un plan para salvar a la humanidad", declaró el mandatario iraní a periodistas del Estado.
En igual tono, los mandatarios de América Latina no escatimaron en elogios para quien fue uno de los mayores precursores de los mecanismos de integración regional.
"Chávez quedó encarnado en su pueblo y en los pueblos de América Latina y el Caribe y en los pueblos del mundo", dijo el presidente nicaragüense, Daniel Ortega.
El boliviano Evo Morales aseguró que "el mejor homenaje" que los gobernantes y seguidores del fallecido mandatario de Venezuela le pueden hacer es seguir el camino que "dejó trazado".
"Nos trazó caminos y nuestra obligación es seguir caminándolos", subrayó.

Caracas/EFE

Ver comentarios