Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 9 Noviembre, 2011


El mejor “juego de piernas” político


Mirando hacia adelante es interesante especular sobre cuál de los actores en el pacto Solís/Chinchilla ha mostrado un mejor “juego de piernas”. No se conoce aún la manera en que se desenlazará este esfuerzo para obtener más recursos para el gobierno, pero sí se sabe que hay dos posiciones fijas que ayudan a prever posibles escenarios.
Primero, la Presidenta Laura Chinchilla y su equipo están dispuestos a aceptar cualquier acuerdo, no importa cuáles sean las consecuencias para la sociedad en general, siempre y cuando aumenten los ingresos al fisco. Segundo, Ottón Solís es famoso por ser inflexible en sus posiciones, y se entiende que si no se incluyen todos los componentes que él solicitó en la negociación con la primera mandataria, pudiera retirar el apoyo al paquete que actualmente se discute en la Asamblea Legislativa.
¿Se aprobará el paquete tal y como está? Si hay cambios, ¿cuál sería el punto cuando Solís daría la orden a sus correligionarios del PAC para que retiren su apoyo? Es seguro que si el cambio consiste en rebajar el IVA al 13%, se mantendría. Pero si se eliminan los impuestos a las zonas francas y la renta universal, ¿estarían dispuestos a seguir dando sus votos? Es dudoso que lo hicieran.
Como el paquete, tramitado por la vía rápida, solo requiere mayoría simple para ser aprobado, a la Presidenta Chinchilla realmente no le importa si Solís y sus correligionarios eventualmente se retiren; ella tiene los votos suficientes con sus diputados y los de otras afiliaciones para aprobar la legislación. Entonces pareciera de primera vista que ella y su equipo han tenido el mejor “juego de piernas” en este “partido” político.

Cuando ya sienta al pueblo el impacto fuerte de los impuestos nuevos en 2013 (año electoral), es bastante probable que haya mucho resentimiento con el gobierno y el Partido Liberación Nacional (PLN). Por todos es sabido que el IVA, el componente más importante del paquete, tendrá su impacto en todo el mundo y en especial en los habitantes de clase media baja.
Al no haber votado a favor del paquete el PAC, el entonces candidato presidencial Ottón Solís podrá decir que él y su partido inicialmente estaban de acuerdo con lo que “proponía el gobierno liberacionista”, pero cuando se quitaron componentes que “afectaban negativamente a los más adinerados”, ellos se retiraron.
Terminará él muy bien posicionado para ganar la confianza del pueblo en el mercado electoral y en esta ocasión ganar la presidencia, capitalizando en el resentimiento generalizado con el actual partido oficialista.
Ganada la elección, el presidente Solís, un estatista, tendrá muchos recursos para implementar sus programas de gobierno. Como no incluye el paquete actual ningún tipo de programa de reducción de gastos, ni evaluación de los mismos, podrá el gobierno del PAC 2014-2018 comprometer todos los recursos nuevos, y cuando termina su periodo constitucional, dejar a la administración que sigue la tarea de negociar otro paquete fiscal. Si este escenario fuera el que se puede esperar, ¿quién mostró mejor “juego de piernas?”.

Carlos Denton
[email protected]