El inicio de la Era Costosa
Enviar

El inicio de la Era Costosa

En las últimas semanas el tema ha estado muy en boga en los pasillos de Wall Street, así como en las principales fuentes de opinión del mercado financiero, y no es que sea un tema nuevo o actual, pero las señales que el mercado está mostrando parecieran ser inequívocas.
Estamos entrando en una era de altos costos en las materias primas, que algunos parecieran vaticinar que llegó para quedarse.

Por ejemplo en el caso del petróleo, los analistas estiman que la demanda ya ha sobrepasado la oferta, debido a que este año se espera un crecimiento de 1,2 millones de bpd mientras que para 2012 se espera un aumento entre un 1,3 millones y 1,4 millones de bpd.
El problema es que para cubrir ese crecimiento hay que considerar la explotación de yacimientos cuyos costos de extracción son muy elevados, lo que en definitiva continuará empujando los precios al alza.
La misma situación ocurre con los metales, cuyos precios se han disparado principalmente ante el aumento de los costos de extracción, y las interrupciones en la extracción de algunas de las principales minas en Suramérica y Asia han también generado un mayor aumento de los precios.
Pero lo anterior, podría considerarse “normal” o al menos previsible; no obstante, con lo que no contaba el mercado era con la especulación.
Muchos inversionistas comenzaron a ver el mercado de las materias primas como una fuente de generación de ganancias, apostando al aumento de los precios para generar retornos mayores a lo que podrían obtener en el mercado de bonos y acciones, con niveles de riesgo bastante manejables.
En este caso se podría continuar pensando que no hay inconveniente en este sentido y que esta situación también podría considerarse de rutina; sin embargo, las empresas que adquieren materias primas también consideraron que participar el mercado de la especulación podría ser atractivo y tanto compradores como productores han comenzado a reducir la producción o extracción de ciertos bienes en función de su necesidad financiera; así como los compradores han variado sus hábitos de consumo para sacar provecho.
Es así como los consumidores han tenido que irse acostumbrando a los precios y lo peor es que pareciera que muchos se han resignado a que los precios de antes nunca volverán.

Alfredo Puerta, MBA
[email protected]


Ver comentarios