Randall Madriz

Randall Madriz

Enviar
Martes 12 Julio, 2016

La autorización de postergar la aplicación de las normas para el sector público en general y, en específico para el ICE, no es otra cosa sino la tolerancia de la ineficiencia.

El ICE o el arte del escapismo

Mi columna del pasado 6 junio para este diario titulada “ICE: más allá del bien y del mal”, fue replicada el pasado 13 de junio en el espacio del Foro. En estas líneas me refiero al contenido de esa réplica.
Contrario a lo que afirmó el autor de ese foro, no ignoro que la Dirección General de Contabilidad Nacional del Ministerio de Hacienda lidera un proceso de implementación de las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) para el sector público. Por el contrario, no solo conozco ese hecho sino que, además, esa Dirección ha tenido que ampliar el plazo de implementación de las NIIF como consecuencia de la falta de capacidad del sector público en adoptar esas normas.
El Decreto Ejecutivo 35616-H denominado “Adopción e implementación de las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) para empresas públicas Sector Público Costarricense", del 4 de noviembre de 2009, establecía la vigencia de aplicación de las NIIF a partir del 1° de enero de 2014; sin embargo, el Decreto Ejecutivo 38069-H del 25 de octubre de 2013, estableció un nuevo plazo al 31 de diciembre de 2015.
Este plazo fue nuevamente ampliado por el Decreto Ejecutivo 38069-H al 31 de diciembre de 2015 para su entrada en vigencia en enero de 2016; sin embargo, al día de hoy esa implementación no se ha dado sino que, por el contrario, ahora se habla de 2017.
Que yo recuerde, nadie del sector privado pidió ampliaciones de ningún tipo en relación con la aplicación de las normas contables. Primero, cuando la administración tributaria adoptó con carácter general para los contribuyentes las NIC (Normas Internacionales de Contabilidad) en diciembre de 2001, ni cuando las NIIF fueron adoptadas por el Colegio de Contadores Públicos de Costa Rica el 12 de diciembre de 2005.
La autorización de postergar la aplicación de las normas para el sector público en general y, en específico para el ICE, no es otra cosa sino la tolerancia de la ineficiencia.
El foro que replicó mi columna menciona —casi con orgullo— que son más de 200 empresas públicas y municipalidades las que al día de hoy han sido incapaces de aplicar la normativa contable. Creo que cualquiera que mencione ese hecho debería sonrojarse, al menos, por la muestra de incapacidad colectiva en el sector público.
Concretamente en relación con el ICE, en el año 2007 el Ministerio de Hacienda lo clasificó como Empresa Pública no Financiera Nacional conforme al Decreto Ejecutivo 33086-H e indicó que la normativa contable que le es aplicable son las NIIF.
Asimismo, el artículo 1°, inciso 3.f) del Reglamento a los artículos 36 y 37 de la Ley de Fortalecimiento y Modernización de las Entidades Públicas del Sector Telecomunicaciones (Ley 8660) establece que los estados financieros de ese sector deben estar en congruencia con el Decreto Ejecutivo 34918-H, el cual, establece en su artículo 1 que a las empresas públicas les son aplicables las NIIF.
Pregunto: ¿Como es posible que el ICE es capaz de construir grandes obras de infraestructura pero, incapaz de llevar una contabilidad conforme a los estándares internacionales? ¿Que alimenta el escapismo del ICE? ¿Por qué razón evita la aplicación de unas normas que no hacen otra cosa sino traer más transparencia a sus estados financieros?
Finalmente, le explico al autor del foro que replicó mi columna que no es propio de los caballeros personalizar las diferencias sobre las ideas. Puede que los conceptos no se compartan, pero ante todo, los caballeros se respetan y ofender en lo personal en un medio público es de muy mal gusto.