Enviar
Instituto está preparado para la competencia, pero pudo estarlo antes, dice Teófilo de la Torre
“El ICE debió reaccionar más veloz”

Resolver las fricciones internas es parte de las primeras tareas que ha tenido que enfrentar el nuevo presidente de la operadora estatal

Sobre los muebles de su oficina ya encontraron acomodo sus adornos, agendas y una que otra fotografía de sus familiares. Es la señal inequívoca de que Teófilo de la Torre, nuevo presidente del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) ya pasó el periodo de acoplamiento en su nuevo puesto, luego de dejar, hace casi un mes, el Ministerio de Ambiente.
Pero aunque en su oficina todo luce en perfecto orden, fuera de ella el trabajo es intenso.
La institución atraviesa un fuerte proceso de organización administrativa que mantiene bajo la lupa a varios de sus gerentes para ver si prosiguen en su cargo y con muchas tareas pendientes de cara a la apertura en telecomunicaciones.
Con este escenario, De la Torre “celebró” ayer su tercera semana de haber vuelto al ICE, a la silla que ha ocupado también en tres ocasiones anteriores.

¿Cómo ha tomado su regreso al ICE?

Voy formándome un retrato progresivamente de la organización, de la gente, de los dilemas, de las metas y eso me ha tomado prácticamente 16 horas diarias, incluidos fines de semana. Es una institución compleja, con muchas aristas y muchos temas, apenas estoy entendiendo bien el rompecabezas. Ya tengo formados algunos criterios que van ayudándome a avanzar en una estrategia personal de cómo llevar adelante esta institución en lo que sigue.
He encontrado cosas mucho mejor de lo que esperaba, otras no tanto, vamos a actuar sobre las que uno considera que están mas débiles y ajustarse a la organización.

Administrativamente ha habido muchos cambios, ¿ordenar esto es una de las prioridades?

Una de las cosas es saber quién es quién. Estoy comenzando a conocer a los ejecutivos. El ICE es bastante estructurado, tiene buena organización y formas de administrarse fluidamente sin que las decisiones lleguen a nivel superior. Yo me he sentido cómodo y sabemos que tiene unos retos extraordinarios en los próximos años.
Tal vez el esfuerzo mayor es en tener un frente unido, que todos jalemos parejo, que todos tengamos objetivos comunes, que sintamos que estamos trabajando frente a la competencia y no frente a dificultades internas.

¿Si eso no se está cumpliendo, habrá funcionarios de alto mando a quienes les cerrará la puerta del ICE?

No hay que llegar a eso todavía, debemos analizar el esfuerzo. Todos los esfuerzos han sido positivos en lo que he podido ver hasta ahora, pero el infierno está empedrado de buenas intenciones y no necesariamente se llega al cielo.

Pero hay fricciones muy fuertes. Los sindicatos siguen sin aceptar a altos gerentes de la institución…

Estamos trabajando para que eso sea superado.

¿Cuánto ha golpeado al ICE la apertura?

Una de las cosas nuevas es que hay asuntos que son secreto comercial. La parte estratégica financiera, los logros, son muy valiosos para el contrincante. No estamos acostumbrados como funcionarios a ser tan cerrados al manejo de información y tenemos que aprender a hacerlo apropiadamente. Es algo que estoy asimilando

¿Le preocupa?

Me incomoda, porque siempre he trabajado transparentemente, mostrando datos, y ahora seré más retraído y cuidadoso en la información.
Uno debe ser lo más transparente posible, entregando información que no haga daño. Esa línea divisoria no es fácil trazarla. Eso lo analizaremos con más cuidado.

¿Las metas del ICE, propuestas en el plan 2010-2014, se están cumpliendo?

No solo se están cumpliendo sino que me sorprenden positivamente los niveles de ejecución de la inversión en infraestructura de los últimos años.

Hablando de inversión, usted hereda denuncias por equipos invertidos y no utilizados. ¿Las conoce?

Conozco las de la Contraloría, las del Ministerio Público, la que está analizando la auditoría. Suman un montón y a todas lo que decimos es que debemos aportar la información que corresponde y en la medida que sean evacuadas tomaremos las acciones que nos recomienden. Son cosas que tenemos que enfrentar.

¿Los obligará esto a poner el pie en el acelerador en, por ejemplo, la instalación de equipos IMAP y televisión por Internet?

Son parte de lo que necesita poner el ICE en funcionamiento.

¿Considera que el ICE venía trabajando adecuadamente, al ritmo que marca la apertura?

Como dice Leonel Fonseca (exregulador) es fácil hablar del fútbol del día siguiente, pero probablemente el ICE debió haber reaccionado más veloz ante lo que nos va a acontecer y eso corre en forma general en muchas actividades.
Yo creo que estamos preparados, pero debimos estar preparados hace un año o más. Esta apertura fue anunciada desde que se aprobó el tratado con Estados Unidos. Esto no quiere decir que no haya sido suficiente, pero si hubiéramos tenido más tiempo de experiencia tendríamos más que aprovechar.

¿Qué va a pasar con Racsa?

Racsa es una subsidiaria pequeña, con 5% del ICE, pero tiene facultades para hacer todo lo que el ICE hace. Se ha visto afectada por la competencia porque uno de los canales era a través de redes ajenas las cableras y estas obviamente prefieren entregar lo propio antes que lo de un tercero. Entonces estamos en un proceso de redefinir cómo llegar a los clientes. Está en un proceso de ajuste y de cambio. Tendrá todo el apoyo del ICE para salir adelante, igual que el ICE tendrá un cambio con la llegada de la competencia. Racsa está sufriendo ese cambio.

Luis Valverde
[email protected]
Ver comentarios