Enviar
Viernes 19 Agosto, 2011

El hambre en Somalia y Africa

En Somalia ya no existe la sostenibilidad alimentaria, que hace 20 años sí tenían, por diversos factores, los alimentos que da el mar no se pueden utilizar, debido a que sus aguas han sido contaminadas, tantos por los desechos tóxicos de las compañías multinacionales como por la pesca de arrastre de las grandes empresas pesqueras, así como la contaminación de los barcos petroleros.
Se determina que el origen del hambre, no fue causada por los somalíes, sino especialmente por las multinacionales.
Se ven algunas imágenes dantescas, sobre lo peor de Africa: hambre, guerra, golpes de Estado. Hoy el reflejo de esa situación se desarrolla en Somalia, ubicada hacia el océano Indico de Africa Subsahariana.
El número de emergencias alimentarías en Africa Subsahariana se ha triplicado en los últimos 20 años, pasando de poco más de cinco emergencias anuales a mediados de la década de los 80, a las más de 20 que se producen actualmente.
El informe “Las causas del hambre: una perspectiva de la crisis alimentaría en Africa” que hizo público Oxfam Internacional (Intermón Oxfam en España) sitúa los conflictos como causa número uno de estas crisis, y muchos otros factores como la pobreza, la falta de inversión en el desarrollo agrícola, las reglas comerciales injustas y la incidencia del sida, y el cambio climático.
Las cifras hablan por sí solas: una de cada tres personas en Africa Subsahariana padece desnutrición. En el caso de la República Democrática del Congo, con un conflicto que ya ha costado la vida a más de 3,5 millones de personas, la desnutrición afecta a siete de cada diez habitantes.
En el norte de Uganda, donde la guerra dura ya 20 años, el 84% de la población depende de la ayuda humanitaria para sobrevivir. El informe explica cómo los conflictos destruyen la actividad económica y las infraestructuras rurales, desvían la inversión a gastos militares e impiden que se cultiven los campos porque la población huye.
Aunado, los altos niveles de extrema pobreza, la cual se ha duplicado en los últimos 20 años y afecta ahora a casi la mitad (46%) de la población, dificultan el que las personas puedan hacer frente a fenómenos como el sida y las catástrofes naturales.
Espero que en Costa Rica se dé una profunda reflexión para que no pase lo de Africa y en algunos países latinoamericanos, y propiciemos la seguridad alimentaría básica y un modelo económico que no solo permita el crecimiento económico sino especialmente el desarrollo económico en aras de buscar el bienestar general de las mayorías.

Bernal Monge Pacheco
Consultor