El gigante de la bolsa de Tokio revela sus secretos de inversión
Norihiro Takahashi, presidente del GPIF, después que reveló sus inversiones individuales por primera vez el mes pasado. Bloomberg/La República
Enviar

Las compañías de todo Japón tienen un nuevo nombre en la lista de sus diez principales accionistas: el mayor fondo de pensiones del mundo.
El Government Pension Investment Fund (GPIF) de $1,3 billones es el principal propietario de Mitsubishi, Honda Motor y por lo menos otras 119 empresas que cotizan en la Bolsa de Tokio, según un análisis realizado por Bloomberg.


Es el segundo mayor accionista en Toyota Motor con una participación del 5,5% en la compañía japonesa más grande. Según el último escrutinio, la gestora de ahorros para el retiro posee cerca de un 5,8% del mercado de valores.
“Su escala y presencia es enorme”, dijo Yoshinori Shigemi, estratega del mercado global en Tokio para JPMorgan Asset Management. “Ahora que ha terminado su gran traspaso a las acciones, puede empezar a ser más selectivo en cuanto a qué compañías compra”, agregó.
Las cifras muestran la mayor influencia del GPIF después que duplicó su meta de acciones japonesas mediante una reorganización estratégica en 2014. También revelan la amplitud de sus tenencias, el fondo está entre los diez principales accionistas en cerca del 99% de las mayores compañías japonesas, lo que hace preguntarse si el GPIF tendría que ser menos pasivo con sus inversiones.
Consideradas junto con las compras de acciones que realizó otro mamut de Tokio, el Banco del Japón, las tenencias muestran el creciente poder de los inversores estatales en el mercado del país. El Banco de Japón compra ciertos fondos negociados en bolsa que solo rastrean compañías que invierten sus reservas de efectivo en sus propios negocios o en su personal.
Bajo Shinzo Abe, el primer ministro, Japón ya ha incursionado en el uso de incentivos estatales para alentar el cambio en las compañías. Un índice bursátil creado en 2014 elige solo firmas con fuertes rendimientos accionarios, con la meta de llevar a otras a mejorar su desempeño.
Esto no significa que el fondo de pensiones pueda cambiar fácilmente. Los planes para permitir al GPIF elegir acciones internamente se vieron obstaculizados por los supervisores del fondo en febrero, después que el lobby de negocios expresó preocupación por la posibilidad de que el estado se involucrara en el sector privado.


Ver comentarios