Enviar

El estudio en línea será una verdadera revolución que veremos llegar poco a poco, según en el país avance la penetración de Internet y los centros de enseñanza vayan adaptándose a la nueva modalidad

El futuro de la educación

Empleados con deseos de superación, gente que vive en zonas alejadas de las universidades, son ejemplos de personas que pueden aprovechar hoy las ventajas de la educación on line que ofrece la tecnología actual. Muchos también lo hacen por comodidad adoptando y adaptándose a lo que sin duda es el futuro.
Esta opción de crecimiento la ofrece también ahora la Universidad Nacional, según informa una nota de este medio el viernes, con su programa UNA Virtual para estudiantes de postgrado y cada quien puede adoptarlo según sus necesidades o preferencias, ya sea la modalidad totalmente virtual, la bimodal (virtual y presencial) o la presencial con apoyo de las tecnologías de la información y la comunicación.
El teletrabajo y el aprendizaje a distancia protagonizarán seguramente una verdadera revolución que veremos llegar poco a poco, según en el país avance la penetración de Internet y los centros de enseñanza y de trabajo vayan adaptándose a la nueva modalidad. Solo se necesita que la gente disponga de una computadora, una buena conexión a la Web y destrezas en el manejo de recursos tecnológicos.
Esto puede abrir el horizonte también para que muchos estudiantes lo hagan desde su país en universidades de diferentes lugares del mundo. Será un reto de los centros de estudio ofrecer clases en diferentes idiomas y solidificar su prestigio para competir. Un progreso este que cambiará las formas y posibilidades de acceso al estudio de muchos, especialmente en aquellas carreras que no requieren prácticas presenciales como, por ejemplo, la medicina.
En Costa Rica la Universidad Estatal a Distancia, quizás no valorada suficientemente en su inicio, adquiere nueva relevancia hoy a medida que crece la educación en línea. Pero todas, privadas y públicas, deberán transitar hacia la nueva forma de educarse que se abre con las modernas herramientas. Un reto que incluye a los educadores, quienes deberán formarse para la enseñanza - aprendizaje on line.
Una revolución que exigirá centros educativos preparados para ella y un Ministerio de Educación a la altura de los tiempos, que garantice el acceso universal a las nuevas formas de educación.
Ver comentarios