Enviar
El duelo del euro
En plena crisis económica, Alemania se ve con una Grecia que busca sorprender

Mientras que por un lado el gobierno griego clama y exige la ayuda alemana para paliar su difícil situación económica la cual tiene a Europa al borde del colapso del euro, por otro el seleccionado heleno sabe que tendrá que jugársela por sí solo para derrotar a su similar germana en los cuartos de final de la Euro 2012. (12.45 p.m. hora tica)
Las comparaciones y el doble sentido entre ambos países ha sido inevitable, se oye por todas partes, pero cuando ambos pisen el césped del Gdansk Arena, la política quedará de lado y habrá 11 contra 11 con un mismo objetivo: las semifinales.
David contra Goliath, el desposeído contra el solvente, la tradición contra la sorpresa; por donde se le mire, Alemania no debería enfrentar ninguna tragedia en Gdansk, ganó su tres encuentros de primera fase y se ve sólido como siempre.
Por su parte, Grecia como lo viene haciendo hace varios años, una vez más dio el golpe de timón, sacando a Rusia del camino en la última jornada del grupo A cuando muchos ya lo daban por muerto.
“No estamos aquí de vacaciones. El equipo de 2004 estaba desechado antes de jugar el torneo, ellos son nuestra fuente de inspiración”, indicó el estratego de los griegos, Fernando Santos.
“La gente tiene tantos problemas en su vida diaria. Realmente esperamos poder hacer que sonrían”, destacó el atacante Dimitris Salpigidis, consciente de que para su país el juego trasciende significados más allá de lo futbolístico.
Dentro de la escuadra germana intentan desmarcarse de la política y del facilismo, rechazando de plano las ideas que se encontrarán con un rival sencillo. Los alemanes huyen del conformismo, a pesar de tener enfrente un rival contra el que jamás han perdido.
“Somos favoritos, es algo lógico y tenemos que vivir con ello, sabemos que los partidos decisivos tienen su propio carácter. Una vez que el partido empiece, solo contará la victoria. Grecia no se destroza fácilmente, ya lo vimos frente a Rusia. No se le puede descartar nunca”, resaltó el técnico teutón, Joachim Low.
Por cuestiones económicas, deportivas, políticas o simplemente el destino, parece que la suerte griega sigue el camino de la superpotencia europea.

Sergio Alvarado
[email protected]
Ver comentarios