Enviar

El dilema de la banca

La pregunta que muchos analistas e inversionistas se hacen es, será la banca capaz de mantenerse y soportar los embates de una nueva crisis? Quizás esta pregunta podría parecer trivial y atribuible a todo el sistema financiero; sin embargo, en el sistema bancario quedan todavía fuertes heridas que parecieran no van a sanar en el corto plazo.
El negocio bancario ha crecido de tal forma que se ha vuelto muy complejo de manejar y quizás lo más preocupante se ha vuelto costoso. Mantener una red de sucursales y servicios llega a representar hasta el 80% del costo total de transformación del sistema bancario.
Adicionalmente, las regulaciones y cargas que los gobiernos y entes reguladores han impuesto sobre el sistema se convirtieron en fuertes trabas y cargas que afectan el desempeño operativo y financiero.
Por ello la banca ha tenido que recurrir a negocios alternos que le permitieran producir ganancias sin tantas “trabas” situación que de una forma u otra abrió las puertas de otro problema, el control de estas nuevas operaciones.
La gran crisis financiera de 2008 afectó tanto a la banca, porque esas nuevas áreas de negocio de baja regulación se vieron fuertemente golpeadas por instrumentos derivados y altamente especulativos.
Más aún, en el caso de Estados Unidos, los principales bancos fueron sometidos a pruebas de solvencia y estabilidad las cuales mostraron que la banca apenas podría soportar una nueva crisis financiera.
Esta situación se repitió también en Japón, Europa y por supuesto América latina, donde los bancos han tenido de adoptar una política excesivamente conservadora para poder mantenerse a tono con la limitada recuperación económica.
Lo mismo se pudo observar en el país cuando el Estado inyectó recursos al sistema bancario nacional para el otorgamiento de préstamos para el desarrollo de las pymes y otras actividades prioritarias y el crecimiento de la cartera de créditos se mantuvo prácticamente igual a años anteriores.
Por lo que debemos tener claro que el problema principal de la banca radica en lo complejo que el negocio se ha vuelto; de hecho no en que como institución sea negativa.

Alfredo Puerta, MBA
[email protected]
Twitter @alfredopuerta
Ver comentarios