Enviar
El cultivo de los Dendrobiums

Los Dendrobiums son orquídeas de tallos largos, semejantes a cañas, con floraciones de muy variados colores, a veces espectaculares.
Ninguna especie de este género es nativa de Costa Rica; la mayor parte procede de regiones tropicales desde Nueva Zelanda hasta Japón y sureste de Asia.
En nuestro país se cultivan muchas especies e híbridos con gran éxito.
Es bastante fácil reproducir estas plantas, pues basta cortar un tallo en su base y amarrarlo a un tronco separado. También muchos tallos suelen producir unos hijos completos llamados keikis, los cuales tienen tallo, hojas y raíces. Estos keikis se pueden separar del tallo principal y luego se amarran a otro tronco.
Se recomienda mantener a estas orquídeas en lugares muy iluminados, expuestos al sol directo durante todo el año y preferiblemente a la intemperie, es decir, no bajo techo.
Los Dendrobiums deben ser abonados con bastante frecuencia, semanalmente de ser posible, con fórmulas equilibradas de nitrógeno, fósforo y potasio (como la fórmula 20 20 20 ). También pueden ser abonados con nutrientes de liberación lenta, como el osmocote, el cual se cuelga en bolsitas cerradas de malín sobre la base de la planta.
Estas plantas acumulan agua y nutrientes en sus tallos durante la época lluviosa, por lo cual debemos dejarlas sin riego en los primeros meses de la época seca. De este modo sufren estrés, pierden las hojas y posteriormente florecen. A muchas personas no les florecen estas plantas precisamente porque las riegan mucho en el verano. La mayor parte de las especies e híbridos se adaptan a lugares cálidos y templados; sin embargo, hay una especie, el Dendrobium nobile, que solo florece en lugares altos y fríos.
En la actualidad se ofrecen a la venta en los supermercados unos Dendrobiums muy florecidos, sembrados en maceteros; estos son los llamados Dendrobium phalaenopsis que se deben mantener con mucha luz aunque no expuestos al sol directo.


Edgar Suárez
Biólogo

Ver comentarios