Enviar

El costo financiero de la inseguridad


Estas líneas surgen por la coincidencia de haberme topado con el maravilloso artículo de Anahí Abeledo para el diario El Clarín de Argentina, mientras leía en los diarios nacionales como han aumentado los eventos delictivos, en especial en el llamado Gran San José.
El problema de la inseguridad tiene un doble impacto para el país; en primer lugar, disminuye el atractivo turístico, lo cual puede ser muy grave ya que disminuye los ingresos que esta fuente genera y en segundo lugar, puede disminuir la sensación de estabilidad, lo que desestima la inversión.
Del primer impacto tenemos ejemplos como el caso de Guatemala, México e inclusive Brasil, donde la inseguridad ha reducido considerablemente el tráfico de turistas y ha limitado el desarrollo de algunas ciudades y sitios de interés.
El segundo impacto, lo podemos observar de tres formas, primero como el costo adicional que deben pagar los ciudadanos para protegerse de la inseguridad; por ejemplo en Guatemala, el costo de tener seguridad privada representó para 2010 el 13% de los costos de producción, luego de haber constituido el 10% en 2009.
Este costo puede hacerse aún más alto cuando los particulares aparte de necesitar “guardas”, necesitan sistemas de seguridad, guardaespaldas, vehículos blindados y otros medios de protección.
La segunda forma, la vemos reflejada en el cargo adicional que hacen los inversionistas sobre el retorno esperado en sus proyectos y empresas que en algunos países, como México o Brasil representó hasta tres puntos porcentuales por encima del llamado riesgo país.
Lo más peligroso de esta situación es que este costo adicional no está regulado por ningún mercado o determinado por alguna institución, depende mucho de la percepción propia de cada inversionista, lo que puede resultar en alta volatilidad.
La tercera la podemos observar en el costo que representa para el país, bien sea porque El Estado debe invertir más recursos o porque como mencionamos anteriormente, lo deben hacer los particulares.
En promedio este costo en la región latinoamericana, se ubica en promedio cerca del 5% del Producto Interno Bruto, pero puede variar como ocurre en El Salvador que representa el 11%, México el 15% o Brasil el 5%.
La inseguridad no es solo un problema de política interna, puede también representarle un costo financiero muy alto al país si no se atiende apropiadamente.

[email protected]
Twitter: @alfredopuerta


Ver comentarios