El aroma de Augusta
Augusta está lista. Su belleza y magia siempre marcan el verdadero inicio de la temporada para muchos golfistas. Harry How-AFP/La República
Enviar

El aroma de Augusta

Hoy comienza el primer Grande de la temporada de golf

No hay nada como el Masters. La magia de Augusta es única.
Todo en ese campo ubicado en Georgia respira distinción, cuidado, orden, detalle, excelsitud. Es un continuo aspirar a la belleza, la armonía y la pasión deportiva.

201404092339360.a55.jpg
Su mística, su historia lo tienen un paso por delante de cualquier otro torneo, es el título o en este caso chaqueta que todo golfista desea ganar o vestir.
El Masters, primer Grand Slam de la temporada, comienza hoy y solo pueden estar los mejores golfistas de la actualidad y aquellas glorias del golf que ya se ganaron su exención para clasificarse.
Augusta comienza sin un claro favorito. No está Tiger Woods, y aunque desde 2008 no gana un Majors siempre llegaba como principal candidato.
“Ganar un torneo como estos con Tiger en el campo da mucho más valor a la victoria”, aseguró Phil Mickelson, quien dijo que espera que Woods esté de regreso pronto.
Eso sí, ante la ausencia se Woods lo que se pondrá en juego es el número uno del mundo. Tres hombres son los que pueden acceder al trono mundial: Adam Scott, Henrik Stenson y Jason Day.
Quien lo tiene relativamente más sencillo es Scott, número dos del mundo y defensor de la “Chaqueta verde”, que “solo” necesita terminar tercero o mejor para alcanzar la cima del golf. El australiano ya tuvo en su mano convertirse en el mejor jugador del planeta en Bay Hill, pero un último mal día lo hizo imposible.
Después está Stenson, el sueco puede convertirse en el primer jugador de su nacionalidad en dominar el mundo del golf. Para ello necesita acabar segundo o ganar el torneo. El nórdico, que el año pasado se llevó los circuitos europeo y americano, no atraviesa por su mejor momento después de un irregular inicio de 2014.
Y por último está Day, que únicamente le va ganar. El también australiano llega con la lesión en su muñeca que lo obligó a estar fuera de las canchas un mes. Sus rondas dirán si logró recuperarse bien.
Mientras tanto, en la lista de golfistas a los que siempre se debe prestar atención está el propio Mickelson, el zurdo cumple números redondos en esta edición del Masters. Hace diez años ganó su primer Grande. Ya va por cinco. Aspira a igualar a Arnold Palmer y Tiger Woods con cuatro “Chaquetas verdes”. Solo Jack Nicklaus, con seis, tiene más.
“Es la mejor semana que hay para un golfista. Y verme metido en la competición me encanta. Es para lo que jugamos. Augusta es un lugar mágico. Al menos para mí. Es un lugar donde sabes que siempre tendrás oportunidad de subsanar un error con un gran golpe. Y eso me hace sentirme muy cómodo”, comentó Phil.
Mickelson, de 43 años y algo pasado de peso, afronta el reto de ser el segundo golfista más veterano de la historia en ganar el Masters, lejos de los 46 años, dos meses y 23 días que tenía Jack Nicklaus.
También se tiene que añadir al argentino Ángel Cabrera, estuvo a punto hace un año de lograrlo pero perdió en desempate con Scott. Otro candidato es Bubba Watson, por la fuerza de su driver y ya sabe lo que es coronarse en Augusta.
Por su parte, las casas de apuestas tienen al norirlandés Rory McIlroy de favorito (se paga 11 a 1), a pesar de año y medio de frustraciones y solo obtuvo el Abierto de Australia en noviembre pasado.
“Si al final de mi carrera no he conseguido desayunar nunca en el comedor de campeones —solo tienen acceso a él los Chaquetas verdes— sería una gran frustración”, comentó.
Rory, que le sienta bien ganar torneos cuando Tiger no está, estuvo a punto de vencer en 2011 pero su estrepitosa última ronda de 80 golpes rompió con cualquier posibilidad. “Fue la única vez que he llorado por el golf, porque no sabes si vas a tener una oportunidad igual”, añadió.
El Masters arranca, cuatro rondas de magia donde nunca se sabe qué puede pasar hasta el último tiro.

Dinia Vargas
[email protected]
@dvargasLR

Ver comentarios