Bruno Stagno

Enviar
Lunes 12 Enero, 2015

El 2015 traerá un gran movimiento en torno al agua, lo que demandará un trabajo decidido de todos


El 2015: El año del agua

A nivel mundial, el 2015 será crucial para el recurso hídrico y no debemos dejar pasar esta oportunidad para empujar el agua aún más hacia el centro de atención de todos los ciudadanos y en la agenda de los tomadores de decisiones del mundo.
El 2015 será el año donde lleguen a su fin los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), suscritos en 2000 por 189 países, los cuales plantearon objetivos, metas e indicadores para cumplir gradualmente durante 15 años, que van desde reducir la pobreza extrema hasta frenar la propagación del sida, garantizar el acceso al agua potable y al saneamiento y otros más.
Si bien muchas de las metas no se han alcanzado, no se puede negar que los ODM han servido como un estímulo sin precedentes, para suplir las necesidades de los más pobres y tomar acciones para lograr la dignidad humana, la igualdad y la equidad.
Este año el mundo decidirá sobre la nueva agenda de desarrollo que deberá seguir para los próximos 15 años y que tendrán un impacto no solo para los 7 mil millones de habitantes que tiene el planeta, sino también en las futuras generaciones.
La comunidad hídrica mundial ha propuesto la definición del agua como un objetivo de desarrollo sostenible específico (ODS) para la agenda de desarrollo 2015/2030. Un objetivo global para el agua resulta fundamental para este recurso como tal, pero también para todos los otros ODS, dadas las interrelaciones explícitas e implícitas con la salud, la energía, los alimentos, el empleo, la igualdad de género, la educación, la lucha contra el cambio climático y la sostenibilidad ambiental.
Los gobiernos de los países que en setiembre de 2015, en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas, se comprometan con el cumplimiento de los ODS, deberán reconocer que el agua y la infraestructura hídrica son parte vital de los cimientos del desarrollo sostenible, de la reducción de la pobreza y del bienestar humano.
Por otra parte, la Conferencia de las Partes de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 21), que se llevará a cabo en París, pretende alcanzar un acuerdo universal y jurídicamente vinculante sobre el clima, para empezar a implementar a partir del 2020. Esta será otra ocasión para llevar el agua a la vanguardia de las discusiones sobre el cambio climático, ya que este recurso es el principal medio a través del cual las sociedades y los sistemas naturales sentirán los impactos del cambio climático.
En abril de 2015 en Corea, se realizará el sétimo Foro Mundial del Agua, cuyo lema será “Agua para nuestro futuro”. Los foros mundiales del agua son el encuentro hídrico de mayor magnitud a nivel mundial.
La comunidad del agua y los diseñadores de políticas y tomadores de decisión de todas las regiones del mundo trabajarán juntos para encontrar soluciones compartidas, ocasión también para intercambiar información sobre buenas prácticas en la gestión del recurso hídrico y en los avances en la ciencia y la tecnología para mejorar su utilización.
Sin duda, el 2015 traerá un gran movimiento en torno al agua, lo que demandará un trabajo decidido de todos.


Maureen Ballestero Vargas