El yuan de China es cualquier cosa menos estable
Enviar

La moneda de China ha fluctuado de caliente a frío en cuestión de semanas, frustrando las esperanzas de que los responsables de política monetaria pudiesen mantener estable el yuan antes de un importante congreso del Partido Comunista que se celebra el próximo mes.

El yuan se depreciaba un 0,5% a 6,6210 por dólar en Shanghái, lo que amplía la caída desde un máximo el 8 de setiembre a un 2,8%. Esto supone una fuerte reversión desde principios de este mes, cuando la moneda escaló un 1,5% en solo seis días. El impactante cambio ha impulsado un indicador de la volatilidad de 50 días sobre el yuan a un máximo de seis meses.

Con el cierre de los mercados financieros en China durante toda la semana próxima por festivos, quedan prácticamente poco más de dos semanas de negociación antes del inicio del Congreso el 18 de octubre.

El punto de inflexión para la moneda se produjo cuando el Banco Popular de China alivió una regla comercial de forwards que encareció las apuestas contra la moneda, una clara señal de que el alza había ido demasiado lejos.

Una leve recuperación del dólar gracias al endurecimiento en la postura de la Reserva Federal —el índice ha avanzado un 1,3% desde el 8 de setiembre— ha acelerado la caída del yuan.


Ver comentarios