El Salvador cierra campaña electoral
Enviar
Candidatos se centran en dura pugna por votantes
El Salvador cierra campaña electoral

Misión de la Unión Europea vigilará legitimidad de los comicios del domingo

San Salvador
EFE

La campaña para los comicios presidenciales del próximo domingo en El Salvador concluyó ayer oficialmente tras una dura pugna entre sus dos únicos contrincantes, Rodrigo Ávila, de la derechista y gobernante ARENA, y Mauricio Funes, del izquierdista y ex guerrillero FMLN.
Aunque los actos multitudinarios de cierre de campaña de los dos partidos se realizaron el pasado fin de semana, la ley electoral permite llamamientos al voto y anuncios en los medios de comunicación en ese sentido hasta la medianoche del miércoles, tres días antes de las elecciones.

El Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) realizó el sábado en una de las principales calles de San Salvador una concentración de más de 200 mil personas en la que Funes auguró una “aplastante” victoria sobre ARENA, que gobierna al país desde 1989.
Por su parte, ARENA, con sus aliados el Partido Demócrata Cristiano y el Partido de Conciliación Nacional (PCN), ambos de derecha y cuyas cúpulas retiraron a sus fórmulas de la contienda, cerraron filas el domingo para pedir el voto a favor de Ávila y así evitar el “peligro” de que el FMLN instaure el socialismo del siglo XXI en el país.
Al acto de la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), realizado en el estadio Cuscatlán de San Salvador, asistieron más de 70 mil personas, según fuentes de ese partido.
El cierre de campaña del partido oficial incluyó también advertencias sobre las relaciones del FMLN con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y el “riesgo” que supuestamente corre el país de perder “sus libertades” si la ex guerrilla llegara a gobernar.
Las evocaciones finales de ARENA reafirmaron el eje central de su millonaria campaña, que se ha basado en la descalificación de Funes de manera personal, y al FMLN, sobre el cual abundaron los mensajes sobre su pasado guerrillero.
ARENA ha sido apoyada en su campaña por la llamada Fuerza Solidaria, cuyos orígenes y millonarios fondos no han sido aclarados por el partido gobernante.
Por su parte, el FMLN ha salido al paso acusando a ARENA de mantener en la pobreza a las grandes mayorías del país y de haber beneficiado en las últimas dos décadas a un reducido grupo de poderosos empresarios.
Los salvadoreños se han visto sometidos a una de las más largas campañas proselitistas iniciada extraoficialmente por parte del FMLN en noviembre de 2007, cuando designó a Funes como candidato, mientras que ARENA la intensificó desde principios de 2008, al comenzar el proceso de selección de su aspirante.
La saturación de espacios informativos y anuncios en radio y televisión han venido “preparando” a los electores para unas elecciones que se perfilan reñidas, pero en las que por primera vez el FMLN llega con posibilidades reales de vencer.
El bloque de la Unión Europea por primera vez ha enviado una misión de observadores que ha prometido “sin ataduras” denunciar los inconvenientes que vea en el proceso electoral.
Su jefe de misión, el español Luis Yáñez-Barnuevo, dijo ayer a Efe que “la campaña ha sido tensa, polarizada y muy disputada”, así como caracterizada “por excesos verbales".

Ver comentarios