Natalia Díaz

Natalia Díaz

Enviar
Jueves 30 Noviembre, 2017

El puente al desarrollo y la actual administración

Uno de los principales esfuerzos de la actual Administración es la atención de la pobreza. Ciertamente este es un compromiso básico de cualquier gobierno para disminuir la cantidad de familias que se encuentran ligadas a esa condición. Un país como el nuestro, que viene arrastrando desde hace muchos años un importante índice de pobreza, no responde a mandatos básicos para con sus habitantes. Aunque no desconocemos que somos un país en vías de desarrollo, con importantes grupos humanos ubicados bajo la línea de pobreza, ello no obsta para atender el desafío que significa impulsar políticas que contribuyan a la disminución de tan altos porcentajes de pobreza e incluso de pobreza extrema. En esa línea el gobierno presentó su estrategia Puente al Desarrollo.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos, mediante la Encuestas de Hogares, recientemente dio a conocer algunos hallazgos notables. Las regiones Central, Huetar Atlántica, Chorotega y Brunca han reducido los porcentajes de pobreza, siendo la Chorotega y la Brunca los casos más notables, pues respectivamente pasaron de un 31,5% a un 22,4% en el primero y de un 33% a un 29,5% en el segundo caso. Por su parte, las regiones Huetar Norte y Pacífico Central registran un incremento de tales índices de pobreza, mostrando un incremento del 3% en Huetar Norte y del 3,6% en la región del Pacífico Central. Ambos datos dan una señal de alarma pues la región Huetar Norte abarca zonas de gran riqueza económica tanto en lo agropecuario como en lo industrial y comercial e igual potencial muestra el Pacífico Central. No obstante hay cantones ubicados al extremo norte del país con importantes flujos migratorios, que quizás estén generando un impacto para este comportamiento en los índices de pobreza más recientes.



Los estudiosos del tema atribuyen que esa mejoría en la región Chorotega se fundamenta en un cambio en el comportamiento de la actividad económica en general, con diversificación tanto agrícola como industrial, y en otras actividades secundarias y los servicios en general. También reconocen que la inversión pública ha impactado en lo anterior, así como un incremento en la ayuda estatal. Con la región Brunca se puede señalar como factor importante el incremento de la ayuda estatal en programas asistenciales.

Sobre lo anterior, nos permitimos señalar que sigue siendo enorme el porcentaje promedio que muestran las regiones, salvo la región Central cuyo porcentaje de pobreza es en la actualidad de un 15,7% con un solo punto menos que hace siete años. Resulta evidente que donde hay inversión pública que aliente a los sectores privados, a los inversionistas para abrirse paso con proyectos importantes, diferentes y adicionales a la actividad agrícola en sus más tradicionales manifestaciones, se propician espacios para que el mercado laboral local pueda recibir notables ingresos de mano de obra deseosa de emplearse. Es esa la vía para la superación de la pobreza de manera sostenida. Es una vía más consistente, y de mayor permanencia.

Indican las autoridades que en la región Brunca, la disminución de la pobreza ha descansado más en la ayuda estatal, especialmente cuando ha sido también una región más limitada, mostrando una dependencia de la actividad agropecuaria. Por el contrario, en esta región no ha sido la diversificación de toda la actividad productiva, con fuerte inversión, y por ende con un mercado laboral con capacidad de mano de obra. De ahí deriva nuestra preocupación por la sostenibilidad de estos datos en el tiempo. Es vital que el país aliente alianzas público-privadas para desarrollar proyectos de inversión que abran espacios a la activación económica diversificada, con fuerte participación de opciones de capacitación de mano de obra en diferentes campos.

Por otro lado, manifiesto mi enorme preocupación por la situación que aún mantiene mi querida provincia de Puntarenas, especialmente en cuanto a la región del Pacífico Central se refiere. Es una de las que incrementan en la actual Administración, sus índices de pobreza. ¿Cómo entender esta situación en una región con la potencialidad económica que tiene?

Me pregunto también si será que la ayuda estatal es imprescindible para sacar a importantes grupos poblacionales de la pobreza y entonces deba incrementarse esta como única alternativa? Cómo no profundizar en lo sucedido con la región Chorotega, que logra un descenso en tales índices de más de nueve puntos, para propiciar urgentes medidas en la región vecina, sea la del Pacífico Central, cuando era una de las que tenían altos índices de pobreza? Reconozco el logro general obtenido, pues significa familias que pasan a vivir más dignamente y a ser más productivas a sí mismas y a la sociedad, pero también considero que estamos en lo correcto, desde nuestra perspectiva política, cuando señalamos que la vía al desarrollo no está en generar más paternalismo y dependencia, sino en propiciar la inversión en proyectos intensos en mano de obra diversa, con dinamismo y diversificación económica. La ayuda social estatal quedará para quienes se encuentran en pobreza extrema, siendo para ellos también importante el apoyo con banca de desarrollo para el impulso de microempresas y todo emprendimiento que lleve a sus miembros a encontrar alternativas económicas diferentes.