Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 2 Abril, 2008

El próximo presidente

Carlos Denton

Ya es hora de comenzar a pensar en el próximo presidente de Costa Rica. No es necesario mencionar nombres o partidos políticos, pero sí es importante establecer los requisitos que se buscan para los candidatos al puesto. Cuando un empleador (en este caso el pueblo tiene ese papel) decide buscar un trabajador nuevo, lo primero que hace es establecer las características que deberían tener los que llenan la solicitud de empleo.
Liderazgo experimentado y comprobado es lo primero que buscan los costarricenses, según la Gallup Global Survey; no quieren elegir a una persona que llega a aprender en Zapote. El líder es alguien que tiene una visión clara de las oportunidades y una capacidad de comunicarla para que otros lo sigan. Escucha a los demás, pero en un momento dado toma una decisión, y se mueve hacia delante. El líder genera positivismo frente a la adversidad, porque encuentra soluciones viables para los problemas.


El próximo presidente obligatoriamente tiene que ofrecer un plan para combatir la inseguridad en el país. Si bien es cierto que se requiere un plan reeducativo que reponga los valores en la juventud, el pueblo trabajador y honesto está reclamando una represión de la delincuencia. Mientras los jóvenes aprenden a decir de nuevo “sí, señor” y “mucho gusto, señora” y hablar y escribir un español formal, a apreciar las cosas bonitas como “the cow parade” o una siembra de flores en un parque público, la autoridad tiene que retomar las calles.
El próximo primer mandatario tendrá que ofrecer con credibilidad una mano dura a los que delinquen, y una mano amiga a los que quieren participar y florecer en la sociedad del futuro.
Viene un periodo de relativa escasez de comida en el mundo y sus precios comienzan a escalar. El próximo presidente tiene que enfrentar ese reto para garantizar que todo habitante tenga acceso a una alimentación sana y adecuada. Debe asegurar en campaña que el país tendrá la capacidad de producir internamente los granos básicos, la carne, la leche, la fruta, los vegetales en suficientes cantidades para que en el país no se pase hambre, y con una escalada de precios internacionales no se afecte seriamente el bienestar económico, como ocurre ahora con el petróleo.
Lo que ha salvado parcialmente a Costa Rica con los precios del petróleo es que produce el 95% de sus necesidades de energía eléctrica con recursos renovables. Los otros países centroamericanos están siendo severamente afectados, al depender de la generación termoeléctrica en gran medida, y por ende el interés en PETROCARIBE y otros esquemas cuestionables que provienen de Caracas y que crean dependencia política internacional.
El próximo presidente tiene que desarrollar programas que garanticen a los costarricenses buenos empleos. Un buen empleo es aquel que permite a quien lo ocupa aprender algo nuevo todos los días, y que paga lo suficiente para que este pueda mantenerse y aportar a su hogar de tal manera que puedan vivir en una forma decente y sin escasez para atender las necesidades básicas.
Estos y otros puntos vienen de la Gallup Global Survey, que ya se ha llevado a cabo dos veces en Costa Rica y en otros 144 países del mundo. A ver si se encuentra un presidente para asumir en 2010 con las capacidades citadas.

[email protected]