Logo La República

Martes, 21 de mayo de 2019



COLUMNISTAS


El progreso social y la moral

Siany Villalobos [email protected] | Martes 16 abril, 2019


Las noticias e influencias son muchas y llegan de todas partes, la sociedad cada vez se encuentra más polarizada, en los diferentes temas, por ejemplo; está o no de acuerdo con matrimonio igualitario, con el aborto, con la pastilla del día después, con el uso de la marihuana, entre muchas temas más, llama la atención tanto estira y encoge, y en consecuencia la interrogante es ¿Cuál es la sociedad que queremos? con la idea de mejorar en términos de nuestras estructuras sociales, políticas y económicas.

Una buena cantidad de nuestra población adulta es conservadora y quiere continuar por ese camino que aprendió y las nuevas generaciones en una buena medida también desean un camino más progresista e igualitario.

El tema cultural no es un asunto que podamos eliminar o erradicar de un lado o de otro, los equilibrios siempre serán necesarios para mantener el respeto y la sana convivencia.

El progreso social y la moral, evolucionan, por lo tanto debemos tener claridad qué tipo de sociedad es la que queremos para nuestro país, porque indiscutiblemente para vivir en sociedad, requerimos de valores, normas y leyes de convivencia.

No podemos olvidar que desde que nacemos iniciamos un proceso de socialización donde nos adaptamos a modelos habituales existentes en nuestra familia y en el ambiente.

Las personas estamos en constante interacción con la sociedad, su ambiente y de alguna manera somos influidos positiva o negativamente por ella, necesitamos aprender a convivir con quienes nos rodean, respetar sus sentimientos, pero de la misma manera requerimos sentir la aceptación y comunicación con los demás. Sin temor a equivocarme la voluntad por entender al otro (a) es la que nos tiene polarizados, estamos con la obsesión de que los demás sean y actúen de una u otra forma y de ahí parte el irrespeto, en síntesis, “si no actúas como yo, te conviertes en mi enemigo”.

Nuestra conducta no es cosa sencilla de manejar, pero, si fortalecemos nuestros valores harán la convivencia más llevadera, pues está clara la importancia que tienen los valores como determinantes de conducta.

No es novedoso escuchar que la sociedad cuenta con una pérdida sustancial de valores, revelados en la cantidad o estadísticas de criminalidad, homicidios, feminicidios, asaltos, ajusticiamientos, entre muchos más, es común escuchar sobre la descomposición social que atravesamos.

En consecuencia ¿qué debemos hacer desde el ámbito personal para generar cambios en la situación o la precepción de la sociedad actual? La tarea es grande y los retos inmensurables y depende de cada uno de nosotros.











NOTAS ANTERIORES


Cuarentena

Martes 21 mayo, 2019

En ambas la imposición indirecta como la directa, sea IVA y renta, surgen obligaciones de orden u...