Enviar
Jueves 26 Febrero, 2009

El plan escudo del presidente Arias


Con interés he seguido las acciones impulsadas por la presente Administración y considero sumamente positivo el hecho de fortalecer el Programa Avancemos, para tratar de frenar el hecho de que niños y jóvenes abandonen los estudios. Las familias están viviendo un momento de severas restricciones económicas y esto tiende a favorecer la deserción escolar.
Y precisamente en estos momentos de crisis, son las personas de la tercera edad quienes más sufren la carencia de recursos pues difícilmente sus ingresos crecen al mismo ritmo que sus necesidades. Por ello me parece justo que el Gobierno haya hecho un esfuerzo por aumentar las pensiones del Régimen no Contributivo de la Caja, régimen que impulsé como diputado hace más de 30 años.
Todo lo anterior sin duda vendrá a beneficiar a las familias de menores ingresos en la crisis que ya golpea fuertemente la economía familiar. Sin embargo, existen dos grandes áreas donde no se están tomando medidas oportunas para enfrentar la situación.
Una de ellas son las medidas que el Gobierno debe implementar para lograr una reactivación de nuestra economía, tema que trataré en un futuro artículo. Por ahora quiero referirme a lo que considero urgente pues está afectando a miles de familias que tienen hipotecas sobre sus viviendas, y no están en capacidad de enfrentar sus deudas.
Para enfrentar con éxito este problema creo necesario poner en práctica el Sistema de Cuota Real. La crisis financiera ha golpeado fuertemente el sector inmobiliario alrededor del mundo y Costa Rica no es la excepción. A pesar de ello, el gobierno no ha definido como va a ayudar a las familias que entren en mora con el grave riesgo de perder sus casas.
En el pasado reciente se dio una baja en los intereses sin pensar en las repercusiones que esto podía generar; cientos de familias, alentadas por esta reducción, se endeudaron con el fin de adquirir una vivienda y hoy no pueden enfrentar la vertiginosa subida de las tasas de interés.
El Gobierno no ha dado indicios sobre la capacidad real que tiene de inyectar recursos para aliviar la crisis inmobiliaria, ni si tiene una idea clara sobre la cantidad de familias cuyo patrimonio está en riesgo. Suman ya miles los deudores que no tiene forma de nivelar sus ingresos y están en espera de que el Estado les ofrezca una solución.
La Ley del Sistema Financiero Nacional para la Vivienda, permite que se establezca el mecanismo de CUOTA REAL, para aplicarse en aquellos casos excepcionales en que los deudores de créditos habitacionales entren en mora.
El artículo 167 que permite la aplicación de la cuota real, consiste en pagar cuotas menores a la correspondiente, capitalizando el monto que se deja de pagar y ajustando la cuota inicial en el mismo porcentaje y cada vez que se incrementan los salarios.
Esto permite capitalizar intereses, evitando la aplicación del artículo 505 del Código de Comercio, en cuanto al anatocismo, o cobro de intereses sobre intereses.
La aplicación de la CUOTA REAL deberá ser aplicada solo a los créditos en mora, haciendo un análisis individualizado de cada deudor en particular. De esta forma los deudores no dejarán de pagar, simplemente tendrán la oportunidad de posponer los pagos para hacerlos con futuros ingresos. Estoy convencido que con la aplicación de este mecanismo se estará ayudando efectivamente a que muchos conserven sus casas.
La crisis financiera ya está afectando a miles de hogares a quienes las mensualidades les han aumentado más allá de sus posibilidades reales de pago; el Gobierno debe actuar con rapidez antes de que cientos de familias pierdan su casa y con ello el patrimonio familiar.

Rafael Angel Calderón Fournier

Ex presidente de la República