Enviar
Lunes 8 Diciembre, 2008

El papel de los medios de comunicación


Los medios de comunicación juegan un papel incuestionable en nuestro quehacer económico-político, en algunos momentos más que en otros, pero nunca han dejado de tener su poder de influencia.
He notado a través de los años cómo la forma de ejercer esta influencia ha llevado a soportar o debilitar (o dejar indiferentes) posiciones de ciertos gobernantes o funcionarios públicos.
Hoy, en mi opinión, necesitamos mucho los costarricenses periodismo investigativo de tipo financiero, esclareciendo objetivos y resultados en nuestras instituciones públicas.
Tenemos una gran cantidad de ellas, destinadas a hacer muchas cosas, pero en ocasiones sus funciones quedan en el papel porque no resuelven las necesidades y peticiones de los ciudadanos, es decir, de los usuarios.
Me ha correspondido, en algunas oportunidades, ser funcionario público y he notado cómo la institucionalidad es mas importante o, en otros términos, más comprometedora que el propio accionar para lo cual ha sido creada la entidad. Me refiero a que vale más cumplir con la normativa interna que con el fin público para la cual fue creada la institución.
Ese fin público puede verse en ocasiones relegado u obstaculizado por tener que atender rigurosamente a una serie de disposiciones auditoriles, normativas internas e incluso de otros entes externos y a un sinfín de trámites y requisitos, ya que si no se atienden prioritariamente ello puede poner en difícil situación a un funcionario y hasta generarle un proceso investigativo o un despido.
En ese pesado y borrascoso mar burocrático se retrasan y frustran muchas intenciones de cumplir con el fin público y la rendición de cuentas hacia los usuarios.
Esto es, y como lo dijo un contralor hace mucho, en la década de 1990, que era más importante la forma que el fin.
Esa visión ha dejado de lado en más de una ocasión la toma de decisión y aquí es donde en mi opinión nuestros medios de comunicación pueden tener un papel vital en recordarles a las instituciones cuál es su papel y para qué fueron creadas. La experiencia nos ha demostrado que la institucionalidad como tal no ha sido suficiente para lograr este fin.
A mi criterio, hay que analizar institución por institución, sus presupuestos, ver si los fines se logran cubrir con los presupuestos asignados, si los objetivos que se promueven en un momento determinado son compatibles con los fines institucionales. Por otra parte, si se llegan a cumplir los objetivos y los fines, y si la ejecución presupuestaria es la correcta o no.
Estoy claro en que esa es función de otros entes de control, pero la verdad, pocos son los resultados que obtenemos. Al menos este tipo de periodismo, si se logra llevar a cabo, estoy seguro de que ejerce mayor presión sobre los entes de control, y sobre los jerarcas institucionales.
Necesitamos en Costa Rica de manera urgente conocer, entre otras instituciones, qué es lo que hacen nuestros municipios; y si las directrices que se emiten en el Gobierno central sirven para fortalecer a las instituciones o si lo que generan, por ejemplo en los ministerios, es que se vean entorpecidos en la ejecución presupuestaria.
Los costarricenses necesitamos tener más herramientas para controlar, aunque sea con nuestro voto cada cuatro años, a quién ponemos y por qué lo hacemos. Hoy no tenemos esta posibilidad, no contamos con las herramientas para ejercer el voto de esa forma.
Por el fortalecimiento de nuestra democracia, es muy positiva la labor que realiza y ojalá continúe realizando el periodismo en este sentido.

Randall Castro Vargas
Economista