Enviar
Viernes 24 Octubre, 2008

El papel de la Sugeval


Hoy no cabe duda de la importancia que tiene el papel de los reguladores del mercado de valores, ya que la incertidumbre financiera que vivimos, originada por titularizaciones de hipotecas en Estados Unidos, cuyas bases eran endebles (con las hipotecas subprime), ha traído como consecuencia que en todo el mundo comencemos a apreciar que si se da una supervisión de calidad regular o deficiente (en ciertos aspectos), esto trae como consecuencia no solo pérdidas sobre los inversionistas, sino sobre el modelo económico de países en general, y en particular sobre hogares que de la noche a la mañana pierden sus ahorros y con ello, la capacidad de consumo.
Este papel de regulador del mercado de valores lo lleva a cabo la Superintendencia General de Valores (Sugeval) como órgano desconcentrado del Banco Central de Costa Rica. Su papel es ”…regular los mercados de valores, las personas físicas o jurídicas que intervengan directa o indirectamente en ellos, los actos o contratos relacionados con tales mercados y los valores negociados en ellos”. (Artículo 1 de la Ley 7732 del Mercado de Valores).
La Sugeval regula el mercado de inversionistas y de emisiones de títulos valores, a través de una supervisión eficaz que debe efectuar sobre las bolsas de valores y sus puestos de bolsa, en donde tiene que velar por el papel de la Central de Valores y que a los emisores les sean clasificados sus títulos a través de la clasificación de riesgo respectiva.
Las potestades de la Sugeval, entre otras cosas, están bien definidas por la Ley 7732 (enero de 1998), en la que tal y como expresa el artículo 3, “La Superintendencia velará por la transparencia de los mercados de valores, la formación correcta de los precios en ellos, la protección de los inversionistas y la difusión de la información necesaria para asegurar la consecución de estos fines. Regirá sus actividades por los dispuesto en esta Ley, sus reglamentos y las demás leyes aplicables”.
En este sentido, aparentemente las funciones que lleva a cabo la Sugeval no parecieran mantener proporcionalidad. Basta con observar su página web www.sugeval.fi.cr para inferir que a los inversionistas no se les está brindando un mecanismo amigable en donde encuentren la información relevante para decidir en qué tipo de títulos valores invertir y a través de cuál puesto de bolsa.
En este sentido, se está fallando en la difusión de la información necesaria para asegurar la consecución de los fines. Esto porque no se presentan reportes actualizados que sirvan a la toma de decisión del inversionista. Esta página hace referencia a que existen circulares, informes anuales, trimestrales, de operaciones, semanales, memorias, documentos jurídicos, económicos, cartas informativas y otros, pero si observamos los informes que aparecen, son solo tres, uno de 1998 y dos de 1999. No me cabe duda de que todos estos documentos sí le llegan a la Bolsa de Valores, a sus puestos y a los emisores (que no son muchos en nuestro caso), pero por lógica, a los inversionistas es prácticamente imposible que les llegue a todos.
Las decisiones de en qué invertir y cómo hacerlo, las está llevando a cabo el inversionista, quizá por amistad con los puestos de bolsa o su agente específico, o por un análisis que debe ser difícil por falta de información. Es hora de que se deje de actuar de esta forma, y de que exijamos que este regulador, en particular, tome en serio su papel, para con todos los participantes del mercado de valores; y así estos puedan evaluar de manera oportuna los riesgos u oportunidades a los cuales se puedan afrontar.

Randall Castro Vargas
Economista