El mundo usa más baterías que nunca, pero ya no instala tantas
Enviar

El mercado de baterías de dimensiones adecuadas para redes eléctricas podrá estar creciendo, pero todavía necesita rueditas de apoyo.
Los fabricantes instalaron la cifra récord de 1.170 gigavatios de almacenamiento de electricidad en 2017, 4,6% más que el año anterior, en tanto el crecimiento en Asia quedó compensado por un ligero declive en América, según un informe de Bloomberg New Energy Finance publicado el martes. El número de instalaciones creció 61% en 2016.

“Prevemos que el mercado de almacenamiento de energía se sextuplicará entre 2016 y 2030”, dijo Logan Goldie-Scot, director de análisis de almacenamiento de energía de Bloomberg New Energy Finance y autor principal del informe. “Sin embargo, actualmente el mercado es frágil y depende del apoyo de políticas públicas en la mayoría de los países, lo cual hace que el crecimiento sea desparejo”.

Se considera que las baterías son el eje para integrar una cantidad cada vez más grande de energía solar y eólica intermitente que fluye hacia los tendidos eléctricos de todo el mundo. El almacenamiento de electricidad puede absorber el exceso de energía renovable y luego descargarlo cuando no brilla el sol o no sopla viento. El precio promedio de un pack de baterías cayó 24% en 2017 a $209 por kilovatio-hora, con lo cual ese costo puede competir mejor con otros recursos para redes eléctricas, afirmó BNEF en el informe.

El año pasado, Corea del Sur marcó el camino al instalar más capacidad de almacenamiento que ningún otro país, 406 megavatios, según el estudio. Las políticas del país apoyan la adopción de baterías ofreciendo incentivos como descuentos en las tarifas de electricidad para los clientes comerciales e industriales que instalen esos sistemas.

En América del Norte, el año pasado fue de transición, en tanto entes reguladores y concesionarias de energía eléctrica se esforzaron para descubrir las mejores aplicaciones para la tecnología, dijo Goldie-Scot. En toda América, los fabricantes agregaron 522 megavatios, 3% menos que en 2016. Los objetivos de almacenamiento propuestos recientemente en algunos estados de Estados Unidos como Nueva York y Arizona deberían promover más instalaciones, señaló.


Ver comentarios